13 ago. 2018

El derecho humano al agua es un derecho de los pueblos



 

La Coordinación Diocesana de Derechos Humanos que atienden a las parroquias de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, que abarca a pueblos originarios de Tzotzil, Tzeltal, Ch'ol, Tojolabal, Chuj, Q'anjob'al, Acateco, Jakalteco, Zoque, Motozintleco y Mam. Estamos preocupados por las acciones de los gobiernos federal y estatal que están despojando los territorios de los pueblos y que están dando concesiones a las empresas nacionales e internacionales para los megaproyectos consistentes en represas, minas, hidrocarburos y ahora el agua. 
 
Es por ello que desde la reflexión profunda de estas amenazas, no posicionamos para que defendamos con nuestra vida, nuestro territorio y todo lo que habita ahí, en el aire o en el subsuelo. Como pueblos originarios que somos nuestra vida está ligada a nuestra Madre Tierra, respetamos todo ser viviente que esta en este planeta, vemos necesario que todas y todos nos organicemos para defender nuestros territorios ante el despojo de los gobiernos, decimos ya basta de destrucción de acumulación de riqueza a costa nuestra.

Por tal razón venimos a movilizarnos y entregar más de 40,400 firmas que recabamos en cada una de las parroquias de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, dirigido a las autoridades del gobierno que tienen responsabilidad en esta acción arbitraria reafirmando nuestro rechazo rotundo por los Decretos de Reservas del Agua para Uso público-urbano, ambiental y generación de energía eléctrica, por lo que exigimos a los gobiernos federal, estatal y municipal los siguiente: 

Primero: La derogación de los Decretos de Reservas del Agua para Uso público-urbano, ambiental y generación de energía eléctrica firmados el 6 junio de 2018.

Segundo: La cancelación definitiva de los megaproyectos minas, hidrocarburos y represas y cualquier proyecto que despoje los territorios de los pueblos originarios.

Tercero: La derogación de la Ley de Seguridad Interior, que es un instrumento para la represión y para quienes exigen sus derechos y defienden el territorio, 
 
Cuarto: Se respete a los pueblos que están impulsando sus propios gobiernos y autonomía plena.

Firman representantes de las 56 parroquias de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas.


Francisca González Gutiérrez María Elena Pérez Santiago


José Luis Espinosa Pérez Nicolás Méndez Arcos


Virginia Díaz Rojas Pedro Huacash Vázquez


Ángel Gómez Coronel Roberto Ortiz Velásquez


Francisca Morgan Leal Carmen Rodríguez Rodríguez


Trinidad Garay López 

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México,
A 13 de agosto de 2018

C. Presidente del Poder Ejecutivo Federal
C. Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales
C. Director General de la CONAGUA
C. Juez de Distrito en el Estado de Chiapas.


En reunión realizada en San Cristóbal de Las Casas, los días 20 y 21 de julio, nos encontramos los Promotores de Derechos Humanos de las 57 parroquias de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, con el motivo de reflexionar y analizar los decretos de Reserva del Agua que desde la presidencia de la república se aprobaron. Por lo que se acordó recabar firmas en cada una las parroquias, ejidos, rancherías, se sumaron organizaciones sociales, organizaciones no gubernamentales en esta acción de defensa y cuidado a nuestro derecho agua y en contra de los decretos presidenciales, juntando 40,400 firmas.

Es por ello los abajo firmantes, en coordinación con la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, le manifestamos nuestra total indignación y por consiguiente nuestra total desaprobación por los Decretos de Reservas del Agua para Uso público-urbano, ambiental y generación de energía eléctrica, publicado el pasado 6 de Junio de 2018, en el Diario Oficial de la Federación y en particular nos referimos al Decreto que afecta la Cuenca Hidrológica Grijalva-Usumacinta, sobre la cual se extiende el amplio TERRITORIO de los Pueblos Originarios Tzotzil, Tzeltal, chontal, Ch'ol, Tojolabal, Chuj, Q'anjob'al, Acateco, Jakalteco, Zoque Motozintleco y Mam, así como de poblaciones campesinas y urbano populares no indígenas en el Estado de Chiapas, violando el derecho humano al acceso al agua previsto en el artículo 4º y 2º. Constitucional relacionado a la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

De la lectura de estos Decretos, se percibe, la huella de racismo, discriminación y despojo, que los gobiernos neoliberales, impusieron con mayor fuerza, desde la contra reforma agraria de 1992, sin olvidar las Contra Reformas Estructurales, avaladas en el Pacto por México del 2013. El 6 de junio pasado, es la coronación de tres décadas de graves violaciones a nuestros derechos humanos y como Pueblos Indígenas, no obstante de haber legislado y puestos en la Constitución, tales derechos. Y pareciera, que es una burla a nuestra dignidad, ya que este sistema de gobierno, se tiñe de “democrático”, pero en realidad viola, la propia Constitución, despoja nuestros territorios, asesina y encarcela, a quienes con la Ley en la mano, exigimos respeto a nuestros derechos.

Primero fue la tierra y territorio, segundo los hidrocarburos y energía, y hoy es el agua causando gran daño a la nación, pero aún más a nuestros pueblos originarios, poniendo sobre nuestros derechos los intereses del poder capitalista nacionales y extranjeras, que al final son lo mismo. 
 
Nos sumamos al amplio movimiento en defensa del agua, que han interpuestos decenas de Amparos contra los Decretos de Reservas del Agua para Uso público-urbano, ambiental y generación de energía eléctrica , exigiendo al Poder Judicial de la Federación, resuelva tales Amparos, otorgándonos la PROTECCIÓN DE LA JUSTICIA DE LA NACIÓN, contra tales Decretos.

Seguiremos movilizándonos hasta echar abajo las reformas del 6 de junio de 2018.


Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México, a 13 de agosto de 2018


EL AGUA ES VIDA, NO A LOS DECRETOS.