22 dic. 2017

Estado mexicano culpable de la Masacre de Acteal



Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

22 de diciembre del 2017.





Al Congreso Nacional Indígena
Al Concejo Indígena de Gobierno
A las y los defensores de los derechos humanos
A los medios de comunicación nacional e internacional
A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

Hermanas y hermanos:

En el marco de la conmemoración de los veinte años de la Masacre de Acteal y veinticinco años de lucha y organización, visibilizada en nuestra Campaña Acteal: Raíz, Memoria y Esperanza, recordamos con dolor pero con dignidad que un día como hoy 22 de diciembre de 1997, paramilitares priístas y cardenistas de Chenalhó creados, financiados, entrenados armados y protegidos, tanto por el Poder Ejecutivo como por el Ejército Federal en el marco del Plan de Campaña Chiapas 94, administrado por el entonces Presidente de México Ernesto Zedillo Ponce de León, masacraron con saña, premeditación y alevosía a 45 hermanas y hermanos nuestros más 4 hermanitos y hermanitas nuestras.


En este marco de la conmemoración de los veinte años de la Masacre de Acteal nos encontramos con la noticia de que el mal gobierno de Enríque Peña Nieto ha hecho una ley anticonstitucional para que su Ejército Federal pueda seguir cometiendo ahora “legalmente” graves violaciones a derechos humanos. Este gobierno criminal, no le bastó legalizar su despojo de nuestras tierras y territorios con sus reformas estructurales.

Con la aprobación de esta Ley de Seguridad Interior, el mal gobierno confirma su guerra de exterminio en contra de los pueblos indígenas y no indígenas, como lo aplicó en Acteal.

La Masacre cometida aquí en Acteal, fue en contra de un pueblo tsotsil, pacífica y organizado, el Estado mexicano a través de sus paramilitares nos quería exterminar, acabar con la semilla de nuestra cultura de paz y de autonomía. Así se ha confirmado en el Estudio de Impacto psicosocial de la Masacre de Acteal realizado por el Dr. Carlos Martín Beristain cuando refiere la violencia contra las mujeres embarazadas, lesionadas con machete, son una expresión última del objetivo de la masacre, y su componente simbólico un ataque contra el mismo sentir de la vida de las mujeres, las comunidades indígenas y las nuevas generaciones. Mostrando el ensañamiento con que se llevó a cabo el ataque.

Nosotras las mujeres sobrevivientes, nos sigue doliendo, y nunca olvidaremos a las mujeres embarazadas que les fueron abierto sus vientres, sacándoles a sus bebés como un mensaje de querer acabar con la semilla. Porque las mujeres somos dadoras de vida, somos las que traemos al mundo nuevas generaciones para que los ciclos de vida continúen, por eso murieron más mujeres, niñas y niños.


Cuando recordamos qué pasó el 22 de diciembre de 1997, recordamos nuestra experiencia de horror y desesperación por estar siendo cazadas literalmente durante casi siete horas, nos duele al contar todo esto, porque es como si hubiera ocurrido ayer, ese infierno.

La Masacre cometida por el gobierno mexicano, es como si cortara un árbol, sus hojas, sus ramas, sus flores y sus frutos, pero, no pudo arrancar la raíz y esa raíz somos nosotras y nosotros y hemos renacido en retoños. Como dice un fragmento del canto del Coro de Acteal, Nos mataron pequeños e indefensos, pero, renacimos gigantes…


Por eso queremos que nuestros jóvenes sepan bien lo que pasó, tenemos que compartirles y formarlos para que sigan el ejemplo de nuestra lucha y así la Memoria de nuestro pueblo, esté floreciendo por siempre.


A pesar del dolor y de la impunidad, Acteal se convirtió en Tierra Sagrada. Acteal, es Memoria. Acteal, es palabra digna ante el mundo. Acteal, es consuelo y sanación. Acteal, es dignidad y grandeza. Acteal es camino de la verdad, porque nunca piensa en venganza. Acteal, es Justicia. Acteal, es conciencia.


Para nosotras y nosotros los sobrevivientes de Acteal, queremos que nuestra palabra y Memoria se respete. A veinte años de impunidad, no nos cansamos en denunciar lo que pasó y que se haga justicia.

A veinte años de la Masacre de Acteal y a veinticinco años de estar organizados, ya no somos como antes, ya se han abierto nuestros ojos, ya miramos bien nuestro camino, nuestra conciencia ya es grande. Con estos veinte años de impunidad, nos ha quedado bien claro que debemos seguir en la construcción de la Otra Justicia. Seguiremos guardando la Memoria, porque nuestra Esperanza se ha hecho más grande.

Aunque hayamos pasado mucho sufrimiento y dolor, pero, nos da alegría que otros pueblos, muchas mujeres y hombres, nos consuelan y abrazan en nuestro dolor y nos comparten también su lucha y su esperanza. Nos solidarizamos y articulamos.



Hoy reafirmamos que el sistema de justicia mexicano ya está caducado. Por eso nosotros como pueblos nos hemos propuesto construir una justicia digna y duradera. Por otra parte, esperamos que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se pronuncie por la responsabilidad del Estado mexicano ante este crimen de lesa humanidad.

Reafirmamos que nuestra lucha seguirá siendo pacífica y comprometida en la defensa de la vida y de la Madre Tierra, sabiendo que no estamos solos.

A veinticinco años de nuestro caminar no hay nada más difícil y peor de lo que no hayamos superado. En este sentido, queremos compartir que nuestra campaña Acteal: Raíz, Memoria y Esperanza, nos hizo ver muchas cosas, tanto errores y aciertos en nuestro largo caminar de veinticinco años. Estamos agradecidos y felices por conocer a mucha gente de buen corazón y comprometida por la paz y la justicia; agradecemos las manifestaciones de apoyo durante el tiempo que permaneció nuestra campaña.

Reafirmamos nuestro agradecimiento a los pueblos del Congreso Nacional Indígena y al Concejo Indígena de Gobierno (CIG), por permitirnos caminar con ellos y por ser parte de esta gran casa común en donde nos sentimos protegidos por los mismos pueblos y nos organizamos frente a los ataques y destrucciones que nos hace el sistema capitalista neoliberal. Desde Acteal, saludamos y pedimos que siga caminando y haciéndose más fuerte el CIG y su Vocera María de Jesús Patricio Martínez.

Porque ha llegado el tiempo del florecimiento de los pueblos, de construir su propio gobierno y en este caso su propia justicia digna y humanizada.


Desde Acteal Sitio de Conciencia y Casa de la Memoria y de la Esperanza, la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal y las y los sobrevivientes de la Masacre, hemos llegado a una conclusión que para cerrar nuestra Campaña Acteal: Raíz, Memoria y Esperanza y como parte de la Otra Justicia, invitamos al público en general a condenar simbólicamente a los autores intelectuales de la Masacre de Acteal y para así evitar que sigan cometiendo más crímenes en contra del pueblo mexicano, y si están de acuerdo por favor les invitamos a ponerse de pie y a emitir una sentencia condenatoria con la palabra “CULPABLE”, cuando nombremos a los criminales:

1. Ernesto Zedillo Ponce de León, ex Presidente de México: CULPABLE!
2. Emilio Chuayffet Chemor, ex Secretario de Gobernación: CULPABLE!
3. General Enríque Cervantes Aguirre, ex Secretario de la Defensa Nacional: CULPABLE!
4. Julio César Ruiz Ferro, ex Gobernador de Chiapas: CULPABLE!
5. General Mario Renán Castillo, ex comandante de la Séptima Región Militar en Rancho Nuevo, Chiapas: CULPABLE!
6. Homero Tovilla Cristiani, ex Secretario de gobierno de Chiapas: CULPABLE!
7. Uriel Jarquín Gálvez, ex Subsecretario de gobierno de Chiapas: CULPABLE!
8. Jorge Enríque Hernández Aguilar, ex Director de la Seguridad Pública del estado de Chiapas: CULPABLE!
9. David Gómez Hernández, ex Subprocurador de Justicia Indígena: CULPABLE!

ATENTAMENTE

La Voz de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva:

Vicente Jiménez Sántiz             Antonio Ramírez Pérez
Sebastián Pérez Pérez             Javier Ruiz Hernández
Reynaldo Arias Ruiz              Sebastián Cruz Gómez


Familiares de víctimas y víctimas sobrevivientes:

Tomás Gómez Pérez
Representante
Mariano Pérez Cura
Representante

Agustín Gómez Pérez
Elena Pérez Jiménez
Manuel Gómez Pérez
Juan Vázquez Luna
Marcela Pérez Sántiz
María Vázquez Gómez
Rosalinda Vázquez Luna
Guadalupe Vázquez Luna
María Jiménez Luna
Catarina Jiménez Luna
Ernestina Pérez Pérez
María Elena Vázquez Pérez
Martín Gómez Pérez
Mariana Díaz Pérez
Gerardo Gómez Pérez
Pablo Gómez Pérez
María Sántiz Gómez
Juana Pérez Arias
Verónica Hernández Sántiz
Mercedes Pérez Sántiz
María Pérez Cuin
Verónica Pérez Oyalte’
Catarina Vázquez Pérez
Juan Carlos Pérez Pérez
Pedro López Jiménez
Domingo Gómez Pérez
Agustín Méndez Paciencia
Elías Gómez Pérez
Antonio Méndez Hernández
Rocelia Vázquez Pérez
Juan Gómez Ruiz
Catarina Méndez Paciencia
Agustín Pérez Gómez
Javier Vázquez Pérez
Mariano Gómez Ruiz
María Ruiz Pérez
Benjamín Pérez Arias
María Gómez Ruiz





 Fotos Área de Comunicación de Las Abejas de Acteal

Publicado originalmente en: https://acteal.blogspot.mx/2017/12/a-veinte-anos-de-impunidad-emitimos.html

¡Exigimos justicia!: Pueblo Creyente en el XX aniversario de la Masacre de Acteal


 

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México

22 de diciembre de 2017

El justo se ve coronado de bendiciones,
pero la boca del malvado encubre violencia.
Proverbios 10:6 |


Queridos hermanos y hermanas de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, reciban un saludo de las zonas pastorales que formamos el pueblo creyente de nuestra querida Diócesis de San Cristóbal de Las Casas.

Abrazamos con amor y cariño a nuestros hermanos y hermanas mártires que hace veinte años fueron masacrados mientras oraban por la paz en la ermita de Acteal. A las y los sobrevivientes y familiares de nuestros mártires les decimos que la “Verdad brotará de la tierra y la Justicia mirará desde el cielo”.

Como hace veinte años vivimos tiempos de descomposición, el sistema es cada vez más opresor con nuestra Madre Tierra y con los Pueblos que en ella vivimos; oprime a las comunidades indígenas, a nuestras hermanas y hermanos migrantes, a las madres que buscan a su familiares desaparecidos, a las mujeres que cada día son violentadas y asesinadas, a las familias que se han desplazado por causa de la violencia.

Lo que pasa en las comunidades no se da así nomás, estamos viviendo en un sistema donde cada vez se ve más claro la lucha por el poder a través de los partidos políticos y de los que están disfrazados de “independientes”, que salieron de partidos y su ambición es llegar al poder para seguir oprimiendo. Un sistema que le apuesta a seguir dividiendo a nuestras comunidades a través de sus dádivas de programas sociales o creando leyes opresoras al pueblo como la Ley de Seguridad Interior que le da permiso a los militares de seguir masacrándonos.

Hermanas y hermanos de Las Abejas, en este tiempo que hacemos memoria del corazón es importante ver el paso de Dios que nos dice “He oído los lamentos de mi pueblo, que han subido hasta mi”, Dios ha escuchado nuestras quejas, preocupaciones, sufrimientos y sabemos que nos ha respondido a través de la vida de nuestros mártires de Acteal, de las palabras del Papa Francisco, de nuestro tercer sínodo diocesano y del caminar del pueblo que busca paz y justicia.

Dentro de esta realidad de muerte que quiere oprimirnos aun más, los pueblos estamos presentes caminando con fe y esperanza en el resucitado. La respuesta es nuestra, recordemos también que Dios manda a Moisés para liberar a su pueblo, y decimos que hoy todos somos Moisés, invitados a salir de nuestras casas, a liberar a nuestro pueblo. Dios nos pide eso.

Desde nuestra misión de denuncia, como Pueblo Creyente, decimos que no queremos más familias que lloren por sus hijas e hijos asesinados o desaparecidos por la violencia generada por el Estado, que no queremos megaproyectos que maten a nuestra Madre Tierra, no queremos sus programas sociales y proyectos que enferman y dividen a nuestras comunidades, que no creemos en los políticos ni sus partidos, ni en sus jueces que le apuestan a la impunidad.

Es tiempo de que el Reino de Dios se haga posible en nuestra vida diaria. El Reino de Dios ya se está dando; es algo tranquilo, pequeño, no se da en lo grande como un espectáculo político. Se da en nuestras comunidades, donde estamos apostando a un mundo mejor en la construcción de la justicia verdadera, la paz, la unidad y en donde vivimos con dignidad.

Es tiempo de unir fuerzas y luchar contra este sistema injusto y opresor. Como Pueblo Creyente nos unimos a la buena política que van construyendo los pueblos como es el trabajo del Congreso Nacional Indígenas (CNI) y del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), así como de otras acciones que nos invitan a organizarnos desde abajo. ¡Es la hora de los pueblos!

Hermanas y hermanos de Acteal, nuestro pensamiento y corazón saben que el mal gobierno nunca va a dar justicia. La justicia no vendrá de las corruptas instituciones de gobierno, es por ello la necesidad de trabajar juntas y juntos como pueblos y con las organizaciones que trabajan por la vida para ir consolidando la justicia verdadera.

El Reino se manifiesta en todas las personas que vamos buscando la justicia y la paz. Nos hace falta mucho por hacer, pero vamos avanzando para construir algo nuevo.

Los poderosos le apuestan a la impunidad, nosotros a la Justicia Verdadera; ellos le apuestan al olvido, nosotros a la Memoria.


¡Vivan los Mártires de Acteal!

¡Vivan Las Abejas de Acteal!


Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas


Fotos: Mujeres Abejas. Carlos Ogaz / Cortesía Frayba

11 dic. 2017

Abejas de Acteal celebran 25 años de resistencia


 
Hoy venimos a agradecer y celebrar 25 años de resistencia y caminar

 Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal
 
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

10 de diciembre del 2017.


A las amigas y amigos de Las Abejas de Acteal
Al Concejo Indígena de Gobierno
Al Congreso Nacional Indígena
A las y los defensores de los derechos humanos
A los medios Libres, Alternativos, Autónomos o como se llamen
A la Prensa Nacional e Internacional
Y a la Sociedad Civil Nacional e Internacional

Hermanas y hermanos:



Amanece en Acteal cubierto de neblina manto del Corazón del Cielo, del Corazón de la Tierra y de nuestra Madre Protectora y Cuidadora la Virgen de la Masacre de Acteal y de Mamá-Papá Dios de la Vida y de la liberación, abrazan a nuestros corazones mujeres y hombres miembros de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, que hoy venimos a agradecer y celebrar 25 años de resistencia y caminar como pueblo organizado.


Agradecimiento al Corazón del Cielo y la Tierra. Foto: área de comunicación Las Abejas
Antes de extender nuestra palabra, primero queremos en este día dar gracias al Corazón del cielo, Corazón de la Tierra, a Mamá-Papá el Dios de la liberación y a nuestras Formadoras y Creadoras; 25 veces gracias Madre, gracias Padre; 25 veces pedimos perdón por nuestros fallos y errores; 25 veces pedimos disculpas por equivocarnos en nuestros trabajos, porque hubo momentos y ocasiones nuestro orgullo nos cegó, en que no supimos respetar a nuestras hermanas y hermanos, en que nos dio miedo a cumplir a cabalidad nuestra misión de pacifistas y de constructoras y constructores de la paz. Corazón del Cielo, Corazón de la Tierra, Formadoras y Creadoras 25 veces les agradecemos porque durante 25 años ni en lo que dura un latido del corazón nos abandonaron, recibe, acepta por favor estas humildes palabras, abrázanos, alivia nuestras penas, engrandece nuestros corazones porque hoy celebramos 25 años de nacimiento de nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, hace 25 años decidimos construir un mundo en donde haya respeto entre las personas, paz, justicia, dignidad, libertad y en donde no haya guerras.

Hace 25 años, el 10 de diciembre del año de 1992 cuando fueron inculpados de homicidio 5 compañeros nuestros de la comunidad Tzajalch’en por las autoridades priistas del municipio oficial de Chenalhó, Chiapas en complicidad con el gobierno estatal, pero, nos dimos cuenta que organizados podíamos hacer y lograr grandes cosas y, uno de esos logros tangibles fue la liberación, entonces de nuestros compañeros, porque eran inocentes, esto es, gracias al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas y de más personas de buen corazón.

Nuestra organización nace en el contexto de las políticas neoliberales y entreguistas en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari cuando cambió el artículo 27 Constitucional para así entregar nuestras tierras y territorio a los países ricos a través del Tratado de Libre Comercio. Y las consecuencias de estas políticas nos empezaron a prohibir a trabajar nuestras propias tierras o teníamos que pedirle permiso al gobierno para cortar un árbol para hacer una humilde casita, para nuestra leña y para hacer nuestra milpa, o sea despojarnos de nuestros derechos ancestrales a la tierra y al territorio.

En el marco de nuestra Campaña Acteal: Raíz, Memoria y Esperanza. Vamos contar, recordar, reflexionar lo que significa para nosotros los 25 años que hemos venido caminando y que no ha sido fácil, porque han sido de dolor por los ataques de todo tipo que nos ha hecho el gobierno asesino, el más doloroso que nunca la olvidaremos es la Masacre de Acteal. Pero, a pesar de todo, hoy decimos a 25 años: Nuestro sueño que empezamos en el año de 1992, ahora es una realidad.

En estos tiempos siguen pasando cosas horribles y lamentables como el conflicto de mojonera entre los pueblos de Chalchihuitán y Chenalhó, que en ambos lados tienen muchos desplazados sufriendo frío, hambre y la inseguridad de que les pueda pasar algo muy lamentable como la Masacre de Acteal.

También en varias partes de México siguen las desapariciones forzadas, represiones, asesinatos en contra de los que luchan contra las políticas criminales del mal gobierno mexicano. En todo el mundo hay mucha pobreza, hay hambre, enfermedades hay guerras como entre Israel y Palestina que también ya lleva muchos años. Y en otros lugares en donde las personas sufren y que no las alcanzamos a nombrar, hoy, en esta celebración de los 25 años de Las Abejas, oramos por ellos, por la Paz, la Justicia y por la Vida para toda la humanidad.

En el marco de la celebración de los 25 años de nuestra organización, nos encontramos con graves violaciones a los derechos humanos que el mismo Estado mexicano comete en contra de la población civil y pueblos organizados. Y el reciente acto aberrante y repugnante de Enríque Peña Nieto junto con sus legisladores y su ejército federal es la imposición de la Ley de Seguridad Interior que no es más que una ley para reprimir más a los pueblos que luchan y denuncian las injusticias y crímenes que cometen los malos gobiernos.

A pesar del dolor y los obstáculos que nos han tendido los ricos y poderosos y los políticos y gobiernos corruptos, 25 veces se alegran nuestros corazones, porque vemos muchos logros y frutos de nuestra Organización en este largo camino de los 25 años, por ejemplo: ya no le pedimos permiso al mal gobierno de lo que queremos pensar y hacer con nuestras tierras y territorio, cuando el mal gobierno quiere imponer algún megaproyecto en nuestro territorio resistimos y decimos ¡No!; hemos podido resistir al pago de la luz eléctrica como parte de la desobediencia civil, porque las aguas, los ríos son de la nación mexicana y la nación somos nosotros los pueblos originarios; hemos creado conciencia de que los partidos políticos son corruptos y aliados de los gobiernos vendepatrias; hemos conocido a otras hermanas y hermanos de otras organizaciones y movimientos sociales que también luchan por la paz y la justicia; y actualmente estamos en el proceso de construcción de un gobierno desde y para los pueblos originarios y para las mujeres y hombres de abajo en el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) impulsado por el Congreso Nacional Indígena (CNI) y que tiene como vocera a la hermana y compañera Marichuy.

También queremos reconocernos por los trabajos y áreas que hemos creado dentro de nuestra Organización, como: área de salud, área de comunicación, área de mujeres trabajando en cooperativas como Caja de Ahorro y artesanías, aunque todavía no ha habido mujeres que participen directamente en la Mesa Directiva, pero hay cambios notorios, por ejemplo, las mujeres cada año organizan marchas en el Día Internacional de la Mujer, no olvidar la valentía y la histórica acción pacífica de las mujeres el 3 de enero de 1998 cuando ellas sacaron al ejército federal que intentó invadir un campamento Civil por la Paz de Las Abejas en la comunidad X-oyep. Y como parte del CIG, una compañera nuestra y sobreviviente de la Masacre de Acteal forma parte de los concejales, varias compañeras después de la Masacre fueron a otros países de América Latina y a Europa a compartir la lucha pacífica de Las Abejas y una compañera sobreviviente de Acteal fue a denunciar ante la ONU el Crimen de Estado cometido en Acteal, también tenemos área de educación autónoma, delegadas y delegados del (CNI), Grupo de Teatro y todos estos grupos de trabajo, son frutos de los 25 años de trabajo y organización de Las Abejas.

Lo que hemos hecho y construido no es suficiente, pero, cumplir y celebrar 25 años de lucha, resistencia y organización no significa que hasta aquí llegamos, sino que sólo es un ciclo de proceso y de agradecimiento, porque hemos dicho que nuestra lucha no tiene un final, no tiene un límite, sino, que será para toda la vida. Si nuestra organización nació para defender la vida, los derechos humanos, la tierra y el territorio, a nuestros jóvenes y niñas y niños, les mostraremos la importancia y la necesidad de seguir luchando y continuar lo que nosotras nosotros iniciamos hace 25 años.

Hemos reflexionado y así lo sentimos que nuestra organización Las Abejas de Acteal significa amor, hermandad y paz, porque no queremos que haya guerras, porque hemos resistido siempre al uso de las armas que mata y destruye y hemos buscado siempre el camino de la paz y la esperanza.

Es infinito nuestro agradecimiento al Corazón del Cielo y Corazón de la Tierra y a nuestra Madre Protectora y Cuidadora la Virgen de la Masacre de Acteal y de Mamá-Papá Dios de la vida y de la liberación, porque 25 veces se han abierto nuestros ojos. Ya no tenemos amos ni patrones, no somos esclavos de nadie, porque lo que hacemos es lo que piensa nuestro corazón, es lo que quiere nuestro pueblo para su bien y su libertad.

Agradecemos también 25 veces con alegría y 25 veces traemos a nuestra memoria a nuestro Hermano, Padre, Jcanan Lum (Cuidador del Pueblo), el Caminante del Mayab Jtotik Samuel Ruiz García, que por su obra y compromiso con los pueblos oprimidos y organizados nació nuestra Organización Las Abejas que es fruto del proceso de lucha y caminar del Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas y agradecemos por haber creado el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, que siguen caminando a lado de los Pueblos oprimidos y organizados.

Corazón del Cielo y Corazón de la Tierra, Madre Protectora y Cuidadora Virgen de la Masacre de Acteal y Mamá-Papá Dios de la vida y de la liberación, 25 veces les pedimos disculpas, 25 veces les agradecemos por permitirnos celebrar 25 años de vida y caminar de nuestra Organización Las Abejas de Acteal. Así mismo 25 veces pedimos que nos sigan dando fuerza, sabiduría y guíenos siempre en el camino del amor, respeto, dignidad y líbrenos de todo orgullo que nos ciega y hace que nos olvidemos de nuestra identidad de la que decidimos optar al iniciar esta Organización y resistencia para la construcción de nuestra autonomía.

En el marco de los 25 años de celebración y agradecimiento del nacimiento de nuestra Organización Las Abejas, saludamos a las mujeres y hombres pacifistas que luchan y trabajan por la paz en el planeta tierra.

Desde Acteal Casa de la Memoria y la Esperanza.

La Voz de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.


Por la Mesa Directiva:


Vicente Jiménez Sántiz Antonio Ramírez Pérez

Sebastián Pérez Pérez Javier Ruiz Hernández

Reynaldo Arias Ruiz Sebastián Cruz Gómez




 Publicado originalmente en Las Abejas de Acteal

Foto: Área de comunicación de Las Abejas de Acteal

4 dic. 2017

Alonso López Luna Hasta Encontrarlo



San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
4 de Diciembre de 2017

A las Juntas del Buen Gobierno de E.Z.L.N
Al Congreso Nacional Indígena
A la Sexta Declaración de la Selva Lacandona
A los Centros de Derechos Humanos Honestos e Independientes
A la Red Contra la Represión
Al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad
A los Colectivos Internacionales
A la Sociedad Civil Nacional e Internacional
A los Medios Libres
Al Pueblo Creyente en Chiapas
A las Compañeras y compañeros de los pueblos Originarios de Chiapas, México y del Mundo.
Hoy 4 de diciembre del 2017 cumple 6 años de nuestro desplazamiento forzado y la desaparición forzada de nuestro padre Alonso Luna, el estado mexicano dio largas para resolver nuestro desplazamiento forzado, desde hace 6 años veníamos denunciando y difundiendo nuestra situación y las agresiones en contra de nuestra familia en el desplazamiento forzado, hasta el momento el estado mexicano a estado sordo y ciego, 6 años sin esclarecer, ni buscar el paradero de nuestro padre Alonso López luna, que siempre hacemos presente en nuestras memorias.

Porque el olvido y el perdón no existe para nosotros, hemos pasado 6 años luchando, gritando tu nombre padre Alonso, alzando la voz hasta encontrarte y hasta que haya justicia y castigo a los responsables de tu desaparición forzada. El estado mexicano no a asumido su responsabilidad, ni ha mostrado su voluntad durante estos años.

El motivo de que estamos aquí en este momento en frente del palacio del Gobierno es para denunciar los 6 años de que nuestra familia se encuentra desplazada la mayoría mujeres, niñas y niños que vivimos en condiciones inhumanas y precarias.

Ya paso 6 años del desplazamiento forzado y la desaparición forzada y dos gobiernos diferentes de los tres niveles de Gobierno Federal, Estatal y Municipal que no han tomado en cuenta las niñas, niños y mujeres que se encuentran viviendo en el desplazamiento forzado, ni han resuelto nuestra situación. El estado mexicano no a cumplido con su obligación de proteger la seguridad de las niñas y niños.

Las consecuencias de los 6 años de injusticia y impunidad del desplazamiento forzado ha sido la muerte de la niña Antonia López Méndez el pasado 21 de febrero de 2015, el despojo y talas de árboles en nuestras tierras en el Ejido Santa Rosa, que durante muchos años veníamos cuidando nuestras tierras, nuestros árboles en el Ejido Santa Rosa y hace un mes que las autoridades de dicho ejido ya talaron los árboles que hemos sembrado, que nos pertenece y además el cuidador, quien nos enseñó a cuidar la tierra y los arboles es nuestro padre Alonso López Luna, que fue desaparecido hace 6 años por los priistas de Banavil, los gobiernos municipal y Estatal son cómplices de nuestro desplazamiento forzado, de la desaparición forzada y el despojo de nuestras tierras en Santa Rosa por que no hacen nada para atender el problema, solo dicen que no se puede entrar.

También queremos mencionar que tenemos terrenos en 3 comunidades, uno que está en el ejido Santa Rosa, otro en Cruztsibaltik, y en Banavil del municipio de Tenejapa, exigimos que nos respeten nuestras tierras, ya que no salimos por gusto, si no que salimos obligados a refugiarnos y salvar nuestras vidas por las agresiones de los priistas de mismo paraje Banavil y que siguen las agresiones por dividir nuestras tierras y cortar nuestros arboles en nuestras tierras en el ejido Santa Rosa.

También exigimos al Juez penal de San Cristóbal de Las Casas Lic. Guadalupe Eugenio Ruiz Gordillo, que no deje en libertad el Sr. Alonso López Ramírez que se encuentra recluido en Centro Estatal de Reinserción Social de Sentenciados N.5 porque él es uno de los responsables del desplazamiento forzado y la desaparición forzada y también es responsable de las lesiones de dos impactos de bala de mi hermano Lorenzo,. Están resolviendo el expediente 466/2015 tememos que si dejan en Libertad el Sr. Alonso López Ramírez y le dan sentencia absolutoria provocara más problemas, por que ven que es fácil salir, por que no se hace investigación y que con dinero pueden seguir haciendo lo que quieren con su gente.

Exigimos al estado mexicano:

-Investigación y búsqueda inmediata de nuestro padre Alonso López Luna

-Condiciones para el retorno inmediato y definitivo de nuestras familias en Banavil actualmente 21 personas, con seguridad en el momento del retorno.

-No repetición de los hechos ocurridos.

-Que se ejecuten las 7 órdenes de aprehensión pendientes en contra de los responsables de la desaparición forzada de Alonso López Luna y el desplazamiento forzada que sufrimos.

-Investigación a Pedro Méndez López como comisariado ejidal de Santa Rosa y responsable del desplazamiento forzado, despojo y tala de nuestros árboles.

-Reparación de daño por el saqueo de nuestras casa en Banavil.

También exigimos la presentación con vida de nuestros 43 compañeros estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa Guerrero. y justicia para los 45 compañeros masacrados de Acteal. Este 22 de diciembre 2017 se cumple 20 años de la masacre y 25 años de su lucha de las abejas, entre otras hermanas y hermanos que están luchando por justicia y verdad por la desaparición forzada de sus familiares nos unimos a su reclamo y su lucha.

Nuevamente les pedimos su solidaridad a las organizaciones, colectivos y medios de comunicación nacionales e internacionales y los observadores internacionales, hacia nuestra familia, Agradecemos su solidaridad con nuestra familia desplazada.

Por el último nuestra familia desplazada de Banavil nos solidarizamos con las familias desplazadas de Chalchihiutan y Chenalhó, por su incapacidad el Gobierno de Manuel Velasco Cuello de no resolver los problemas hay miles de mujeres, niñas, niños desplazadas, viviendo en condiciones inhumanas en la montaña salvando sus vidas.
¡ Ya basta de las desapariciones forzadas en México y del Mundo!
¡Ya basta de desplazamientos forzados en Chiapas!
¡ Alonso López Luna Hasta Encontrarlo!
¡ No a la destrucción de la Madre Tierra!

Fraternalmente
Las familias desplazadas forzadas de Banavil Municipio de Tenejapa, Chiapas, México

Petrona López Girón 
Anita López Girón
Lorenzo López Girón 
Miguel López Girón