25 ene. 2011

Carta de despedida a Jtotik Samuel de las Abejas de Acteal

Organización de la Sociedad Civil las Abejas
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Chenalho, Chiapas, México

25 de enero, 2011


Carta de despedida a Jtotik Samuel


Jtotik Samuel:

Aquí venimos a verte, venimos a visitar a tu cuerpo, a hablar a tu alma. Tú ya te fuiste, dejaste la tierra, ya no comerás más lo dulce y lo agrio. Nuestro Creador, Nuestro Formador, te han llamado a descansar, porque ya hiciste lo que tenías qué hacer. Jtotik Samuel, aquí quedamos todavía tus hijos, tus hijas. Nosotros seguiremos caminando, nosotras vamos a seguir luchando por nuestros derechos, por la paz y la justicia. Claro, si no nos hubieras enseñado, si no hubieras vivido con nosotros y nosotras, no sabríamos defendernos. Si no hubieras venido aquí a Chiapas, seguiríamos viviendo como esclavos, ciegos y subordinados por el mal gobierno.

Gracias Jtotik Samuel, que nuestro Papá-Mamá Dios te regaló 86 años de vida. Dios te dio un alma y corazón grande. Nunca te dio miedo luchar contra los poderosos. Nunca le tuviste miedo a las armas. Los obstáculos que te pusieron los poderosos, pudiste todo superar.

Te vas al lugar donde Dios Papá-Mamá te llamó; pero tu espíritu, todo el trabajo que nos enseñaste y compartiste aquí se quedan en nuestras comunidades y en nuestro pensamiento y corazón.

Nosotros y nosotras de la Organización Sociedad Civil Las Abejas mucho te agrademos por enseñarnos a luchar por la via pacífica como luchó Jesús. Gracias por enseñarnos la Teología India, gracias por la Teología de la Liberación.

Jtotik Samuel, te vas, pero te quedas en nuestro corazón. Te vas, pero los frutos de tu trabajo aquí seguirán dando más frutos. La Organización Las Abejas es un ejemplo de esos tantos frutos de tu trabajo. Gracias Jtotik Samuel ya no caminamos encorvados. Ya no bajamos la cabeza al “poderoso”, gracias a ti.

Jtotik, te pedismo muchas disculpas si no te tomamos en grande, si hay veces no nos portamos bien contigo. Discúlpanos por todo. Jtotik tú eres nuestro hermano, tú eres nuestro padre, tú eres nuestro abuelo. Tú eres un ejemplo de un gran cuidador del pueblo oprimido y organizado.

Jtotik Samuel, Caminante del Mayab, ahora has emprendido un viaje, aquí estamos ahora para pedirle al Ajau que te conduzca sin problemas al lugar donde te llamaron. Sabemos que Papá-Mamá Dios ahí te esperan ya.

Jtotik Samuel, te pedimos que no nos olvides, que cuando hables con nuestro Papá-Mamá Dios les saludes de nuestro parte. Diles por favor que la masacre de Acteal sigue impune. Jtotik Samuel; hermano, Padre, Abuelo, esperamos encontrarte de nuevo en la casa de nuestro Papá-Mamá Dios, junto a nuestros Mártires de Acteal.






Fraternalmente
La voz de la Organización de la Sociedad Civil “Las Abejas”

Por la Mesa Directiva:




Mariano Pérez Vázquez




Juan Vázquez Luna
José Ramón Vazquez Entzín



Victorio Pérez Paciencia

Macario Arias Gómez
Mariano Pérez Sántiz

Llegó Tatic Samuel a San Cristóbal de Las Casas

Desde que se conoció la noticia de que Tatic Samuel había dejado este mundo miles de voces en todas las lenguas de Chiapas de América y del mundo comenzaron a llorar y a bendecir al caminante.

24 de enero del 2011

En la ciudad de México Don Raúl Vera, co presidente del Frayba, le ofreció una misa en la Capilla del CUC
, el ultimo adiós con quien compartió el camino al lado de los pueblos de Chiapas. En su homilía don Raúl se refirió de la llegada de Tatic a Chiapas:

Don Samuel llegó a un Chiapas plagado de injusticias y de abusos contra el pueblo indígena y contra los pobres. Le tocó ver con sus propios ojos las espaldas de los hombres indígenas marcadas por el látigo de los finqueros; constató desde la palabra de los pobres indígenas, cuando él llegó a esa zona, que el salario para ellos era de tres centavos al día, y todavía se trataba de un salario que nunca se pagaba, pues existía la tienda de raya. También conoció a las muchachas indígenas sometidas a la “ley de la pernada”, es decir, el patrón, antes de que ellas llegaran al matrimonio, tenía que constatar, uniéndose a ellas, su virginidad.

Con esta misa comenzó el viaje de Tatic de regreso a Chiapas, que desde las 5 de la tarde ya había cientos de personas y su familia que en la Catedral de San Cristóbal de Las Casas lo esperaban pacientes, se tenía previsto que llegara a las siente de la noche a catedral.

A las siete y media comenzó la misa llena de recuerdos y anécdotas se tatic, palabras de compañeros de diócesis que recordaban, lloraban y sentían en su corazón la perdida de una gran trasformador de la iglesia católica en México, una iglesia puesta al servicio del pueblo.

Muchas personas en el distrito federal quisieron darle el ultimo adiós y esto retraso la llegada de Tatic, se esperaba a las nueve de la noche, la Catedral comenzaba a llenarse y en su interior se pudo ver el trabajo de don Samuel, personas de de diversas etnias, de diversas ciudades y de diversos países se encontraban ahí, tristes, en silencio, con lágrimas en sus ojos que quedaban viendo fijo, quizás sus mentes recordaban a tatic caminando.

A eso la once de la noche el frío bajaba por las paredes de la Catedral, pero el cafecito y el tesito que se repartía animaba a esperar más, la prensa comenzó a llegar y ha instalarse, se anunciaba que Tatic había llegado a Chiapas, y que venía por la carretera camino a la catedral.

Que corazón tan grande tenía Tatic que tantas personas diferentes cabían en su corazón, que tanto trabajo camino don Samuel para que hoy todos y todas estemos aquí reunidos como iguales, que grande es su caminar que muchos ahora caminan sus senderos.

Cuarto para la una de la mañana y cuando el cansancio y frío comenzaban a ha hacer lo suyo llegó Tatic, los aplausos llenaron de vida y calor la catedral, cientos de miradas y oídos seguían a Tatic por el pasillo de la iglesia hasta llegar al pie del altar, ahí se ofreció una misa solemne.

Al final todas y todos pudieron ver por ultima vez a Tatic, lo tocaron, le rezaron, lo despidieron, le lloraron y lo quisieron como nunca.

Tatic sembró muchas semillas de paz y libertad, muchas las vio germinar, ahora nos toca a todas y todos cuidar de esas plantas, que a pesar de secas, mucha lluvia, y animales que se les quieren comer, ahí siguen creciendo, como el ejemplo que dio Jtatic Samuel Ruíz García. Descanse en Paz.


Llegada de jTatic Samuel a la Catedral:



Tatic en Catedral:



Tatic su último adios: