24 nov. 2014

Liberación de paramilitares abona a la impunidad: Abejas de Acteal

Nuestra palabra ante la impunidad y la barbarie que vivimos hoy en día en nuestro México

Organización de la Sociedad Civil Las Abejas
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Acteal, Ch'enalvo', Chiapas, México.

22 de noviembre del año 2014





A las Organizaciones, Movimientos y Colectivos Independientes del mundo
A los y las Defensores de Derechos Humanos Independientes
Al Congreso Nacional Indígena (CNI)
A las y los Adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona
A los Medios Libres, Alternativos, Autónomos o como se llamen
A los Medios de comunicación Nacional e Internacional
A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

Hermanos y hermanas:

Antes de empezar a hablar, antes de compartirles lo que piensa nuestro corazón, antes de decir nuestra palabra ante la impunidad y la barbarie que vivimos hoy en día en nuestro México, les agradecemos, saludamos y abrazamos su presencia.

Hoy estamos aquí en esta tierra sagrada, porque nuestro dolor y nuestra digna memoria, no olvidan que aquí en Acteal el Estado mexicano a través de sus paramilitares, masacró a 45 hermanos y hermanas y 4 hermanitos y hermanitas que fueron arrancados y asesinados en el vientre de sus madres, el 22 de diciembre de 1997.

En nombre de la sangre de nuestras 45 hermanas y hermanos y en nombre de los 4 bebés asesinados por los paramilitares de Ernesto Zedillo Ponce de León, condenamos de nueva cuenta la decisión de la mal llamada "Suprema Corte de Justicia de la Nación" de excarcelar a los 3 paramilitares autores materiales de la masacre de Acteal, el pasado 11 de noviembre de este año.

Desde el año 2009 cuando se inició la excarcelación masiva de los paramilitares, desde ese momento les dijimos a los ministros que son una "Suprema Corte de Ricos y Criminales". Porque abonan a los actos de impunidad, en todo momento les citamos su errores en la justicia y ante el caso de Acteal, pero hasta el año pasado un 19 de abril, en un comunicado nuestro, les dijimos que han perdido su dignidad y legitimidad y que si querían recuperarlos, era presentar su renuncia, porque al liberar a asesinos de mujeres embarazadas, niñas y niños y hombres, todos inocentes y además pacifistas, es una infamia. Desde ese entonces, quedó marcado en nuestra memoria y en la memoria del pueblo de México que representan impunidad por estar al servicio del Narco-Estado y del dinero.

Los dizque ministros, sólo se ocuparon en la revisión de las "irregularidades" en el debido proceso, fue meramente de legalidad y no de justicia. Cuando tocaba era de volver a hacer las investigaciones desde los hechos previos de la masacre de Acteal y hasta lo que pasó realmente el 22 de diciembre de 1997. Porque la masacre de Acteal, no se dio de la noche a la mañana, sino, estuvimos denunciando 7 meses antes que había un grupo paramilitar entrenados por el ejercito y financiados por el gobierno federal.

En muchas denuncias públicas, muchos periodistas locales y nacionales reportaron y documentaron que en el municipio de Chenalhó operaba un grupo armado, que mismo se decía era del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del partido Frente Cardenista (FC), liderado por Manuel Ansaldo Meneses y su esposa Juana Garcia Palomares y este grupo armado paramilitar estaba respaldado por el Ayuntamiento de Chenalhó encabezado por el edil Jacinto Arias Cruz y el Ayuntamiento de chenalhó tenía el respaldo del gobierno del Estado de Chiapas, encabezado por Julio César Ruiz Ferro y el gobierno del Estado de Chiapas, estaba respaldado por el gobierno federal, encabezado por Ernesto Zedillo Ponce de León.

Entonces la verdad de la masacre de Acteal, se dio bajo el contexto de una guerra de contrainsurgencia, en el marco de la Campaña Plan Chiapas 94, bajo el mando del Gral. Mario Renán Castillo, comandante de la Séptima Región Militar con cuartel en Rancho Nuevo, Chiapas.

Si los dizque ministros de la "Suprema Corte de Ricos y Criminales", hubieran tenido algo de voluntad y un mínimo de dignidad, no nada más hubieron revisado las irregularidades que se cometió en el debido proceso de los autores materiales de la masacre de Acteal, sino, tomar en cuenta nuestros testimonios y tomar en cuenta de fondo el contexto que acabamos de exponer en el que se cometió dicha masacre.

La excarcelación de los paramilitares es parte de la estrategia del mal gobierno ahora encabezado por Enríque Peña Nieto, pero no se termina aquí la búsqueda de justicia, porque nosotros y nosotras buscamos pensamos de otra manera de hacer justicia. Siempre hemos dicho que la sangre derramada en Acteal, no se vende. Y buscamos que ya no se repitan más masacres, porque el Estado nunca pudo garantizar la no repetición de hechos como el de Acteal. Y con su decisión, no vamos a echarnos para atrás, sino que al contrario crece más nuestra indignación y seguiremos transformando esa indignación en una lucha digna, como siempre lo hemos venido haciendo.

Hermanos y hermanas, de Chiapas, de México y del mundo, como ya dijimos a lo largo de este tiempo no hemos descansado en encontrar la justicia por nuestros hermanos y hermanas de Acteal. Pensamos que no sólo se trata de buscar justicia por la masacre en Acteal, sino que por las otras masacres, como: Tlatelolco, Aguas Blancas, Pasta de Conchos, los 72 migrantes, Guardería ABC, entre otras más y el más reciente hecho ignominioso es la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Ante los mismos dolores y sentires en distintos lugares, es necesario el compartir, caminar y construir la justicia. A casi 17 años, de Acteal, encontramos a otros en el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), a otros en la Red Latinoamericana de Sitios de Conciencia y a otros que faltan por conocernos.

Es entonces que tenemos que unirnos todos y todas, tenemos que construir la justicia desde abajo, desde los pueblos, desde las ciudades, desde cualquier rincón del mundo, no nada más para que los autores intelectuales de las masacres en la historia de nuestro México también sean castigados, sino, lo más importante es crear condiciones que nunca más se repitan las masacres y que nadie de arriba nos venga a "gobernar" ni nos diga qué hacer y qué no hacer, sino que nosotros y nosotras mismos nos gobernemos.

Antes de terminar nuestra palabra, no hay que cerrar nuestros ojos por lo que está pasando en todo el país, el mal gobierno de Enríque Peña Nieto y de Manuel Velasco Coello a través de sus policías, de sus paramilitares, de sus militares, buscarán la manera de reprimirnos, de desaparecernos y de asesinarnos, pero tenemos que estar unidos y unidas y no quedarse callados por cualquier represión del Narco-Estado.

Es así que desde la Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal, les enviamos nuestra solidaridad a nuestro hermano y compañero Marcelo Perez párroco de Simojovel junto con los hombres y mujeres creyentes que construyen desde abajo, aun en medio de la situación crítica de violencia constante en que están sufriendo. Queremos decir que esto lo vivieron días antes de que fueran masacradas nuestros compañeros y compañeras de Acteal, posteriormente vino la simulación de justicia.

¿El destino será también para el caso de Ayotzinapa, de encarcelar a unos cuántos responsables de muy bajo nivel de la desaparición de los 43 estudiantes, y en diez años liberar bajo el argumento de que hubo faltas al debido proceso?. Y porque esa es la estrategia de la impunidad, diseñada por el mismo Estado, o sea el Narco-Estado; más bien la "Procuraduría General de República" (PGR), no hace bien la investigación, de esa forma los dizque ministros hacen lo que les toca; liberar a los asesinos y autores materiales de un Crimen de Estado. Insistimos que ante los oídos sordos de Enrique Peña Nieto y de Manuel Velasco, es posible que se repitan los hechos mencionados, cumpliendo con su estrategia de generar miedo y caos en lugares donde se construye otro forma de vida o sea donde los pueblos organizados construyen su autonomía.

A pesar de todo, nada ni nadie nos detendrá en nuestra lucha por la búsqueda y la construcción de una justicia digna y duradera. Porque ya no sólo somos nosotros, ya no sólo es Ayotzinapa. Porque nuestro dolor y nuestra digna memoria se han convertido en esperanza.

!Castigo a Ernesto Zedillo Ponce de León, Emilio Chuayffet, Julio César Ruiz Ferro, Mario Renán Castillo, Uriel Jarquin Galvez entre otros, autores intelectuales de la masacre de Acteal!
!Exigimos la inmediata presentación con vida a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa!
!Vivos los llevaron, vivos los queremos!

Atentamente
La Voz de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva:

Antonio Gutiérrez Pérez                   Martín Pérez Pérez



Simón Pedro Pérez López
Fotos: Nuestra palabra ante la Impunidad. Las Abejas Acteal
 
 
 
Foto: http://espoirchiapas.blogspot.mx/2014/11/las-abejas-crece-mas-nuestra.html