25 ene. 2019

Cediac hace un llamado a la Paz y no a la militarización en Chilón



Chilón, Chiapas, a 25 de enero de 2019.



A la Secretaría de Gobernación.
A la Comisión Nacional de Derechos Humanos.
Al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.
Al Gobernador del Estado de Chiapas.
A la Fiscalía General del Estado de Chiapas.
A todas las Autoridades Comunitarias del Municipio de Chilón.
A los Centros de Derechos Humanos del País.
A los Pueblos Organizados que luchan por la paz y el bienestar común de sus territorios.

El pasado 20 de enero de 2019 entre las 01:30 y 3:00 horas, tuvo lugar un tiroteo en el primer cuadro de la Cabecera de Chilón en el que se enfrentó un grupo de civiles armados y la Policía Municipal del lugar.

El saldo fue de dos policías heridos, dos civiles muertos y uno más arrestado; además del miedo y la zozobra causada en la población.

Como Centro de Derechos Indígenas, A.C. reprobamos profundamente los actos de violencia y hacemos un llamado a la paz y civilidad entre los actores sociales y políticos de la región: demandamos que todos y cada uno de los integrantes del Ayuntamiento Municipal de Chilón velen por el bienestar común y el respeto de los derechos humanos de los habitantes; y que, bajo ninguna consideración se legitimen prácticas que generen el miedo en su población.

Por otro lado, tenemos conocimiento de la decisión unilateral tomada por el Presidente Municipal, Carlos Ildelfonso Jiménez Trujillo, de solicitar el apoyo de los mandos militares del Estado y permitir la instalación de un destacamento permanente en esta Cabecera Municipal; esto con el objetivo de “reforzar la seguridad y garantizar la paz de todos los ciudadanos chilonenses”1. Cuestión que nos parece totalmente alarmante y peligrosa.

Aunado a lo anterior el Ayuntamiento Municipal de Chilón a través de un comunicado publicado en el mismo sitio, argumenta que la decisión del establecimiento de este Destacamento Militar fue convalidada por la totalidad de los ciudadanos, pues ven “la buena voluntad y disposición de las Autoridades Municipales con buenos ojos (sic) este gran acierto de tener un destacamento militar…, la misma ciudadanía desde hace mucho tiempo necesitaba esta seguridad, para así poder tener una sociedad que goce de tranquilidad y confiabilidad”2.

Las declaraciones realizadas por la Presidencia Municipal nos parecen en suma delicadas pues en ningún momento se dio cuenta a la ciudadanía de la intención de establecer un Destacamento Militar que supusiera la presencia permanente de elementos castrenses en el territorio de la Cabecera, por lo que como Centro de Derechos Indígenas A.C. denunciamos y reprobamos esta decisión arbitraria que carece totalmente del respaldo de los habitantes del Municipio, es preciso que las Autoridades Municipales den una explicación detallada a las comunidades de las acciones que se pretenden emprender, sin que se ejecuten por el simple diálogo entre autoridades del Ejército y del Municipio.

La historia del Estado de Chiapas revela que el Ejercito Mexicano ha sido el agente perpetrador de violaciones sistemáticas a los derechos humanos de comunidades indígenas y movilizaciones sociales; lo que da cuenta que la utilización de la fuerza militar no garantiza en ningún momento la paz y la estabilidad social.

Es preciso mencionar que la actuación de las Autoridades Oficiales Municipales no puede ser tipificada unicamente como ilegítima sino como inconstitucional pues va en contra a lo mandatado por el artículo 129 de Nuestra Carta Magna que a la letra dice:

Artículo 129. En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que tengan exacta conexión con la disciplina militar. Solamente habrá comandancias militares fijas y permanentes en los castillos, fortalezas y almacenes que dependan inmediatamente del Gobierno de la Unión; o en los campamentos, cuarteles o depósitos que, fuera de las poblaciones, estableciere para la estación de tropas.

Aunado al artículo 129 constitucional, es importante mencionar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al invalidar la Ley de Seguridad Interior, sentó precedente para que el uso de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública fuera excepcional, con carácter estrictamente temporal y subsidiario, es decir, la última opción luego de haber empleado otras posibles.

Lo mismo ha corroborado la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), respecto al caso Alvarado –vs- México, en donde apenas el 20 de diciembre del año pasado emitió una sentencia condenando al Estado mexicano por actos de violaciones graves a los derechos humanos perpetrados por elementos militares. En este caso, la CoIDH argumentó que el uso desmedido de las fuerzas armadas genera ambientes propicios para que violen derechos humanos.

El Ayuntamiento de Chilón no ha proporcionado información precisa que brinde una explicación a la ciudadanía y a los pueblos y comunidades sobre el enfrentamiento violento del 20 de enero de este año. El combate a la violencia no puede ir desvinculado del respeto a los derechos humanos. Medidas como las anunciadas requieren de un proceso de diálogo y valoración entre la comunidad y las autoridades municipales e incluso estatales y federales, más aún, cuando se piensa en las fuerzas armadas como alternativa.

Por lo anterior, hacemos un llamado a las Autoridades correspondientes para que, ante todo, se preserven los cauces constitucionales y que se lleven a cabo las acciones adecuadas y necesarias para la preservación de la paz y el bienestar común de la población.


CENTRO DE DERECHOS INDÍGENAS, A.C.
CEDIAC.




Defendamos la vida y la paz: Las Abejas de Acteal





Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal                                                                       

 Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

                                                                        Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

                                                                                                      22 de enero del 2019.

 


Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicación nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

Hermanas y hermanos:

En donde quiera que estén y existen luchando contra la muerte y la mentira, reciban nuestros saludos y respetos.


Hoy les compartimos que este año nuevo, abrimos con alegría en nuestro corazón, aunque con mucho esfuerzo, ahora hemos elegido mujeres en nuestra Mesa Directiva como autoridades de nuestra organización Las Abejas de Acteal y, además, la mayoría de nuestras autoridades son jóvenes que representan el futuro de nuestra organización.

Nuestra decisión de nombrar mujeres como representantes y autoridades de nuestra organización, es la respuesta a la muerte que envío el mal gobierno a través de los paramilitares priistas de Chenalhó, quienes tenían órdenes de exterminarnos al matar a mayoría niñas y mujeres el 22 de diciembre de 1997.


Las mujeres somos cargadoras de la Vida; somos las que alimentamos a la familia. Las mujeres, somos las que nutrimos la lucha No Violenta de Las Abejas de Acteal. Las mujeres somos dadoras y cuidadoras de la vida.


Somos hermanas, somos hijas, somos nietas de aquellas mujeres quienes fueron ultrajadas y humilladas por los paramilitares. Hoy, aquí estamos para decirle a los nuevos mensajeros y sirvientes del sistema capitalista neoliberal, que el día 22 de diciembre de 1997, no nos morimos, porque renacimos gigantes del seno de la Madre Tierra.


Nuestra misión es la defensa de la Vida y de la Madre Tierra, así decidimos desde que nació nuestra organización en el año de 1992 y, hoy lo volvemos a confirmar. Y para recordar queremos agradecer infinitamente este 25 de enero, celebrando junto con el Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, la Pascua y la Resurrección de nuestro Padre y hermano Jtotik Samuel. Porque él fue quien nos ayudó a abrir los ojos, nos hizo crecer la conciencia y la dignidad. Jtotik Samuel, nos enseñó el camino del amor y de la No Violencia a través de la vida y obra de Jesucristo.


Hermanas y hermanos, tenemos que tener abierto los ojos, tenemos que estar despiertos, porque el nuevo gobierno de México, ya está actuando para convencernos de entregar nuestras tierras a los grandes capitalistas, inventando consultas, así como las viejas mañas de los gobiernos priistas y panistas.


Esta nueva administración tanto del gobierno federal como el de Chiapas, nos preocupa seriamente, porque no han cambiado en nada su política en cuanto al respeto y protección de la vida de las mujeres. Nos indigna enormemente los feminicidios cometidos hace unos días en Comitán de Dominguez, San Cristóbal de Las Casas y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Tanto las mujeres y hombres de la organización de Las Abejas, exigimos una investigación verdadera para que los responsables de estos feminicidios sean castigados.


Otro ejemplo de cómo este nuevo gobierno, en específico Rutilio Escandón gobernador de Chiapas del partido MORENA, sigue permitiendo como en el gobierno de Manuel Velasco Coello, la ejecución de defensores de derechos humanos, así como el caso del activista y defensor de derechos humanos Sinar Corzo, asesinado en Arriaga, Chiapas. De la misma manera condenamos también la ejecución del líder social y defensor Noé Jiménez también quien era parte del Movimiento por el Bienestar, la Paz y el Bien Común de Amatán, Chiapas.


Hermanas y hermanos, los feminicidios, las ejecuciones de las y los defensores de derechos humanos cometidos en este año nuevo, son anticipaciones de la gran destrucción que viene sobre nosotros.

¿Por qué decimos que viene una gran destrucción? En este sexenio, el gobierno de Obrador tiene contemplado ejecutar varios megaproyectos en nuestros territorios, pero, sabe que los pueblos conscientes no lo vamos a permitir. Y, para eso va a crear la Guardia Nacional, que estará al servicio de las empresas trasnacionales para saquear las riquezas de nuestra Madre Tierra, e imponer sus megaproyectos como el Tren Maya.


Ante esta realidad que nos amenaza los pueblos, queremos invitar a los hombres y mujeres defensores de la vida y de los derechos humanos, incluso a los y las que votaron por Andrés Manuel López Obrador, a repensar para no permitir que se sigan quitando vidas y se destruya nuestra Casa Común, la Madre Tierra.


Ya no queremos más guerra y derramamiento de sangre.


Queremos recordarles que llevamos veintiséis años defendiendo la Vida, los derechos humanos y la Madre Tierra. Porque uno de nuestros principios de Lucha política y de la No Violencia es: Defender la Vida, No quitarla.


Cuando fueron masacrados nuestras hermanas y hermanos en Acteal, era por defender la Vida no sólo la de los miembros de Las Abejas, sino, también de los zapatistas y de los paramilitares priistas. Cuando nuestros compañeros fueron masacrados, se encontraban rezando y ayunando para pedir por la paz, la vida y que se detuviera la violencia en Chenalhó y en otras partes de Chiapas y de México.

Cuando el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se levantó en armas en contra del Ejército mexicano en el año de 1994, nosotros como organización No Violenta junto con la sociedad civil nacional e internacional, pedimos a ambos ejércitos el cese al fuego y que las demandas del EZLN se obtuvieran mediante el diálogo. Sin embargo, el mal gobierno nunca cumplió su palabra y siguió atacando a las comunidades zapatistas y los pueblos organizados por debajo de la mesa, mientras simulaba diálogo. Dicha traición gubernamental culminó con la Masacre de Acteal.

Con este breve recuento de lo que causó la Masacre de Acteal, queremos decir que ya no queremos más guerras. No queremos que sean atacadas las comunidades zapatistas. No queremos que ningún hombre y mujer de un pueblo organizado, sea asesinado por defender sus derechos o por oponerse a los megaproyectos.

Le preguntamos a López Obrador, si un pueblo o una organización o  un movimiento se opone al proyecto del Tren Maya y de otros megaproyectos, ¿va a usar la fuerza pública o el ejército o la Guardia Nacional para reprimir?

Obrador sabe de antemano que somos muchos los pueblos organizados que defenderemos la Madre Tierra de las destrucciones que causarán sus megaproyectos, ¿Acaso, asumirá las consecuencias que pueda traer cualquier represión de su gobierno, como lo dijo Ernesto Zedillo durante su guerra de contrainsurgencia en el marco de la Campaña Plan Chiapas 94, “asumiré las consecuencias que traiga esta guerra”?

La paz y la vida están en nuestras manos defenderlas. Nosotros creemos que hay tiempo de actuar para detener el caos y la destrucción, sólo es cuestión de decidir: “Lo mas temible para un dictador, es que las personas decidan que quieren ser libres, y una vez que han decidido, no hay nada que los detenga.” Pensamiento de Desmund Tutu (Obispo Africano).

Nuestro sueño por la vida y la paz es grande, así como nuestro amor a la humanidad.

Y quisiéramos compartirles ese sueño a la gente sencilla que todavía está esclavizada por el odio o está confusa y defiende los intereses de los capitalistas. Recapaciten.

Si han perdido la sensibilidad humana, búsquenla de nuevo, palpen en su corazón que ahí la encontrarán.

Aquí en Acteal en donde hubo dolor, canta la Madre Tierra. Cantan los pájaros. Baña la Tierra Sagrada, rocío del cielo. Limpia nuestro corazón la sangre inocente aquí derramada. Defendamos la vida y la paz, al ritmo del canto de la Madre Tierra.

En donde quiera que están y existen, luchen por un mundo nuevo, por un mundo digno y por la Vida…

Nosotras y nosotros, desde Acteal, Casa de la Memoria y Esperanza, Corazón de la Resistencia Civil y de la No Violencia.

Atentamente.


La Voz de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva: 
     Juan Vásquez Luna                  Antonia Vásquez Pérez          <Presidente                                 Vicepresidenta

                            

Hermilio Pérez Sántiz                   María Vásquez Gómez             
Secretario General                     Subsecretaria                     

                             

Genaro Oyalté Pérez                  Antonia Pérez Pérez
    Tesorero                                   Subtesorera





#Escucha #NotiFrayba 









Pueblo Creyente defiende la Madre Tierra en la 8va. pascua de jtatik Samuel Ruiz


 


COMUNICADO DEL PUEBLO CREYENTE
EN EL OCTAVO ANIVERSARIO DE LA PASCUA DE JTATIC SAMUEL

¿No sería una oportunidad de que reflexionaran más bien los indígenas sobre sus propias situaciones y problemas?” (Jtatic Samuel Ruíz, Congreso indígena de 1974).

A la opinión pública
A las diferentes creencias religiosas
A los gobiernos estatal y federal
A los medios de comunicación
A los hombres y mujeres que construyen la paz.

¿Quiénes somos?

Somos pueblos indígenas, somos mestizos-mestizas, no somos esclavas ni esclavos, somos sujetos constructores de nuestra historia, vivimos y luchamos por una vida comunitaria que busca el “Lekil kuxlejal” (Buen vivir) que propone una cultura de vida para toda la sociedad, “buscando dar un impulso significativo a la reconciliación, la unidad, la paz y la justicia…” (Plan Diocesano de Pastoral # 271). Somos pueblo creyente porque tenemos fe en el Dios de la vida.

A 50 años de Medellín recordamos estas palabras: “Ningún sector debe reservarse en forma exclusiva la conducción política, cultural, económica y espiritual. Los que poseen el poder de decisión han de ejercerlo en comunión con los anhelos y opciones de la comunidad…” (Mensaje del Papa Pablo VI a la II Conferencia del CELAM, 6 de septiembre de 1968).



Dolores y sufrimientos de nuestros pueblos

A primera vista en nuestro país todo está calmado según las autoridades, pero en realidad los pueblos son los que palpan y sufren las situaciones de injusticias, atropellos, corrupción e impunidad de las autoridades junto con amenazas, violencia, desplazamientos forzados de las comunidades que son divididas desde afuera.

También hay falta de empleo, bajos salarios, alza de precios de los productos básicos, inseguridad, reclutamiento de personas para grupos de delincuencia organizada y trata de personas, lo cual produce la migración del campo a las ciudades, a otros estados de la república o a Estados Unidos y Canadá, con lo que se provoca una desintegración familiar con sus fatales consecuencias. Estamos además inmersos en una sociedad que nos hace caer en el consumismo, produciendo el aumento de basura y contaminación.
Hay un sistema educativo deficiente y manipulado por los poderosos, lo mismo que un sistema de salud deficiente con hospitales abandonados, falta de atención médica general y de especialistas, falta medicinas en muchas comunidades y cabeceras municipales. La gente pobre no cuentan con ninguna protección de salud, por lo que tienen que pedir préstamos para buscar la salud de sus enfermos por lo cual caen en deudas a veces impagables.

En las comunidades mucha inseguridad: asaltos, robos, secuestros, asesinatos de personas, vuelos nocturnos de helicópteros y avionetas, los enfrentamientos del crimen organizado que atentan contra la vida del pueblo; la violencia que se vive en las comunidades y pueblos.

También hay empresas transnacionales y nacionales, así como caciques que provocan contaminación y destrucción de los recursos naturales: tala de árboles, minería, acaparamiento y privatización del agua y los humedales; promoción de monocultivo de palma africana y hule que está afectando la salud. Las fumigaciones en nuestros cultivos sin permiso y también por la modificación de nuestras semillas criollas, de parte de Monsanto.


Responsables de estos dolores.

Los dolores y sufrimientos del pueblo tienen como causa el sistema económico neoliberal que trae muerte, destrucción y despojo. A pesar de la esperanza que algunos pueblos tienen en el nuevo gobierno, nosotros y nosotras vemos con preocupación que se están fortaleciendo las estructuras de poder que han mantenido la dominación y el despojo de nuestras comunidades. 
 
Como parte de este sistema la marina, el ejército y los paramilitares provocan violencia y no hay seguridad en nuestras comunidades.



Exigencias

-Exigimos la solución inmediata en los lugares de conflicto como Chenalhó-Chalchihuitán; Santa Martha-Aldama; Chabajebal y Amatán.

-No a la militarización y paramilitarización en las comunidades que genera violencia, inseguridad, violación a las mujeres y muertes impunes.

-No a los grupos de poder que son parte de la delincuencia organizada. 
 
-Exigimos la liberación de los presos políticos.

-No a la desaparición forzada de representantes que luchan para el bien común.

-Alto a las amenazas y persecuciones contra servidores y servidoras: catequistas, sacerdotes, religiosas, misioneras y laicos, de diferentes parroquias que luchan por el bien del pueblo.

-Nos pronunciamos en contra de la legalización de las drogas, la venta indiscriminada de alcohol por el aumento de cantinas y depósitos de cerveza y licor; la proliferación de la prostitución en nuestras comunidades y el narcomenudeo en las secundarias y preparatorias.

-Exigimos nuestros derechos como pueblos originarios para que respeten nuestras costumbres y culturas de vida.

-No a los megaproyectos que son estrategias de la guerra de baja intensidad, manteniéndonos desorganizados, llenos de conflictos y que generan despojo (represas hidroeléctricas, autopista San Cristóbal-Palenque; tren Maya, minería).

-Exigimos la cancelación definitiva de la presa Itzantún.

-No al proyecto de gobierno “sembrando vida”, es un proyecto que engaña a la gente.
-Rechazamos la nueva reforma agraria que trae más destrucción a los campesinos y ejidos.

-No más impuestos, ni aumento de tarifas de la energía eléctrica y de la gasolina.

-No al comité de asesores de empresarios del presidente de la república.

-No a la guardia nacional.



Propuestas

-Como Pueblo Creyente queremos seguir adelante en el proceso de liberación de los pueblos.

-Queremos un cambio real en nuestras comunidades

-Queremos hacer conciencia en el respeto a la Madre Tierra: buscando formas y acuerdos dentro de la autonomía de nuestros pueblos y familia para evitar la tala indiscriminada de árboles y la contaminación 
 
-Queremos seguir trabajando en el cuidado de la Tierra y el Territorio.
-Luchamos por la vida digna contra el sistema económico-político de muerte.
-Seguiremos unidos y unidas en nuestras zonas y parroquias para seguir haciendo nuestros trabajos de la lucha y la resistencia, apoyados con la Palabra de Dios, las oraciones y ayunos y con voz profética.

En este octavo aniversario de la Pascua de jTatic Samuel, agradecemos a Dios padre-madre que él está vivo en el corazón del pueblo y de las comunidades. Nos sigue fortaleciendo para denunciar las injusticias que vive nuestro pueblo.

Reconocemos el trabajo de los misioneros y misioneras en toda nuestra diócesis y celebramos los 60 años de la misión de Bachajón.

Agradecemos a Dios padre-madre que nuestro obispo Rodrigo está caminando con el pueblo que camina y busca su liberación.

Como Pueblo Creyente nuestra madre es la virgen de Guadalupe, que llega a dar consuelo al pueblo indígena oprimido. Como Juan Diego y Jtatic Samuel eran caminantes nosotros-nosotras, seguimos caminando en la búsqueda de una vida digna para todo el mundo.

PUEBLO CREYENTE DE LA DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS
25 DE ENERO DE 2019