16 ago. 2019

A 5 meses del inicio de la lucha por libertad y justicia de presos indígenas en Chiapas




 
Hoy 15 de agosto se cumplen 5 meses que Juan de la Cruz Ruíz, Adrián Gómez Jiménez, Abraham López Montejo y Germán López Montejo en el penal N. 5 de San Cristóbal de las Casas; Marcelino Ruiz Gomes, Hipolito Jiménez Cruz y Baldemar Gomes Hernández en el N. 10 de Comitan, emprendieron una lucha en exigencia de su libertad incondicional y absolutorio, denunciando además hechos de tortura y las condiciones mínimas de salud, que iniciaron desde el 15 de marzo con una huelga de hambre que duro 30 días, pero que a través de una mesa de dialogo con el secretario general de gobierno Ismael Brito Mazariegos quien se comprometió a dar solución a cada situación en el mes de abril, pidió que se levantará la huelga de hambre y como acto de buena fe, confiando en la buena voluntad del gobierno, transformaron la huelga en ayuno el 15 de abril. Esto consistió en tomar o recibir alimentos cada tercer día y mantenerse con agua y miel, culminando el tiempo dado por los compañeros para tener respuestas claras y seguras a las demandas, y el gobierno al NO dar nada concreto y demostrar que no había la voluntad mínima para brindar solución, los compañeros decidieron retornar a la huelga de hambre el 14 de mayo, hasta el 28 de Julio, que duro 75 días , es decir 2 meses con 13 días.

En esta segunda etapa su desgaste fue mucho más acelerado, su situación de salud cada vez más complicada y el riesgo de sufrir un colapso en cualquier momento se hacía presente, sus traslados al hospital eran cada vez más frecuentes y en tiempos muy cortos, uno de tras del otro y las secuelas que esto a provocado en su organismo son irreversibles. Y la despreocupación total del gobierno los ha acompañado en todos estos meses, nos ha demostrado que no tiene ningún interés en dar solución a esta situación, nos ha demostrado que para ellos no vale ni medio centavo la vida de los compañeros. Hubieran podido perder la vida en demostrar su inocencia y lograr ser libres aunque esta libertad nos hubiera privado a nosotros de no verles más, no oírles reír o recibirnos con alegría aunque sea detrás de un muro, detrás de unas rejas.

La vida de estos hombres valientes estuvo en riesgo y estuvieron a punto de pagar un precio muy alto por recuperar lo que un día les fue arrebatado, su libertad, como si estando ya en la misma prisión no bastará, pagando por un delito que no cometieron, delitos aceptados bajo tortura. Para el gobierno y las autoridades que les compete un preso es como un ladrillo más que forma parte del muro de una prisión, No les interesa en lo absoluto, para ellos es mejor petrificarlos para demostrar que cumplen con su trabajo, no les interesa investigar si son culpables o no, aunque se les ponga enfrente pruebas de su obligada aceptación del delito, simplemente no lo quieren ver, al contrario, nos mandan en procesos confusos y contradictorios, como su estrategia política, para desgastarnos emocionalmente.

Ante esta fría realidad del gobierno nuestras únicas armas son: la verdad y la inocencia.

La Inocencia de nuestros familiares es su mejor y mayor arma y fuerza para seguir en esta lucha, y no detenerse hasta ver caer por completo los muros de ese lugar de muerte que aprisiona a gente indígena inocente, que su único delito quizá es ser pobre, no saber leer ni escribir, no saber hablar el mismo lenguaje del gobierno, porque en estos 5 meses el gobierno ha hecho declaraciones absurdas, que según sus investigaciones de la tortura como resultado ha sido la liberación de los compañeros, uno de ellos Marcelino compañero preso en comitan, hoy en día esta siendo amenazado con ser trasladado a otro penal para evitarle que ejerza su libertad de expresión que es derecho; pregunto ¿Esto es una liberación?. Si estás supuestas liberaciones son como resultado de la investigación sobre la tortura, no me explico porque Juan de la Cruz, Adrián Gomes, Germán y Abraham López y el mismo compañero Marcelino siguen en prisión.

En el caso de Juan, escrito esta en su expediente e inexplicablemente no lo vieron en su supuesta investigación, Adrián que estuvo en arraigo recuperándose de los daños que la tortura le ocasionó, los hermanos Germán y Abraham que también estuvieron en arraigo bajo las mismas circunstancias, Marcelino que su propia mamá fue testigo del daño que le causaron en detención y que hoy en día presentan secuelas físicas de todo el daño que esto dejo, ¿Qué investigación realizaron para que no se dieran cuenta y no hayan encontrado toda esta aberración?.

Qué clase de gobierno es esté!
La Justicia claramente no existe!
La Injusticia es la que todos conocemos!
La Justicia es ciega, pero nosotros No!.