19 jul. 2016

18 de julio. Comunicado leído en la peregrinación del Pueblo Creyente de la diósesis de San Cristóbal de las Casas

Escucha el comunicado completo 

COMUNICADO DEL PUEBLO CREYENTE DE LA DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS

A la opinión pública nacional e internacional
A los medios de comunicación
A las organizaciones no gubernamentales
A las diferentes confesiones religiosas
A las organizaciones de la sociedad civil
A todos los hombres y mujeres de buena voluntad
A las autoridades estatales y federales

El Pueblo Creyente nace en el año de 1991, como producto de una búsqueda constante de despertar conciencia ante la ausencia de Justicia y respeto a los derechos más elementales del ser humano, en nuestra Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
Hoy, a 25 años de su nacimiento persiste aún la ausencia de Justicia y respeto.  El clamor ya no solo es en nuestro Estado de Chiapas; el clamor y sed de justicia resuena en nuestro México, que sangra por doquier. Es una constante las masacres, muertes, desapariciones, encarcelamientos y persecuciones. Es cotidiano escuchar en las noticias las cifras de víctimas que buscan la justicia. Hoy por hoy, denunciar y gritar a los cuatro vientos la necesidad de un MEXICO MÁS JUSTO, MÁS HUMANO Y MAS NUESTRO, SE PAGA CON CÁRCEL, CON SANGRE Y CON MUERTE!

Como Pueblo Creyente vemos el sufrimiento de nuestros hijos e hijas al sentir las consecuencias de las reformas estructurales que benefician a una minoría privilegiada pero aplastan y despojan a la mayoría de los mexicanos y mexicanas.

Nos duele ver que muchos de nuestros hijos e hijas jóvenes apenas pueden terminar la secundaria y tienen que emigrar a otros estados o  al país del norte, por la pobreza que ha creado el sistema neoliberal y la corrupción de los políticos de todos los niveles de gobierno. Al salir de nuestros pueblo ellos y ellas arriesgan su vida y su libertad por la corrupción de las diversas policías que los retienen e incluso causan la desaparición forzada de muchos y muchas (300 000 desaparecidos en México, según la organización Sipaz). 

El sistema neoliberal ha impuesto en México las Reformas estructurales porque las decidieron un pequeño grupo de poderosos pero nunca nos consultaron si queríamos las mal llamadas reformas estructurales mandadas por el capitalismo internacional representado por el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y Banco Interamericano de Desarrollo.  Esto se lee como el desentendimiento del Estado de sus obligaciones para con el pueblo lo cual han traído consecuencias negativas para el mismo. A continuación mencionamos las consecuencias de algunas de estas reformas estructurales:
La reforma energética que ha provocado la amenaza a nuestra tierra y  territorio, ya que los gobiernos han entregado a las empresas transnacionales nuestros bienes naturales del suelo y del subsuelo como son: petróleo, minerales, el agua de nuestros ríos, lagunas, arroyos, ojos de agua, mares; nuestros bosques y reservas biológicas y el aire. Todo esto a través de megaproyectos que benefician a los poderosos pero no al pueblo pobre pues son despojados de sus tierras e incluso desalojados de las mismas; muchas veces perseguidos y asesinados.

Como consecuencia de la reforma anterior el 40% de lo que ingresaba, por  la producción de petróleo, para el gasto público de los estados tiene que ser cubierto de otra manera, por lo cual el gobierno tiene que buscar la forma de cubrir ese faltante con nuevos impuestos o aumento de los mismos. De ahí se entiende la imposición de la reforma hacendaria. Esta apoya a los grandes empresarios pero hacen desaparecer a los pequeños comerciantes pues no se pueden cumplir los requisitos que la reforma hacendaria exige o por ser costosos para los mismos, pasando así a engrosar las filas del comercio ambulante. Dejando el camino libre a esos grandes empresarios. Muchos campesinos son forzados a tener cuentas en el banco para el pago de sus cosechas, implicándoles gastos extras para tener el pago de su trabajo porque la mayoría se tiene que trasladar a las ciudades donde hay banco, sirviendo de instrumento de control para recaudación de impuestos así como para generar ganancias a los dueños de los bancos.

La Reforma Laboral, con su impulso al incremento a la productividad y a la maximización de ganancias para las empresas, a costa de los trabajadores: a los que tienen el derecho a jubilarse se les aumentó el tiempo para obtenerlo; otros a partir de esta reforma trabajaran solo por contratos temporales por lo que perderán el derecho a jubilación; se disminuyen los derechos laborales de los trabajadores; también se quiere eliminar a los sindicatos que luchan por los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

La mal llamada Reforma educativa, es más bien laboral y administrativa porque no presenta un plan educativo que genere una conciencia crítica y que sea más humanista. Busca producir mano de obra barata para beneficiar a empresas extranjeras, tiende a la privatización de la educación, viola la constitución porque quita a los maestros sus derechos laborales.

“A raíz del Pacto por México integrado por el PRI, PAN y el PRD, se votó en el Congreso la Reforma Educativa. Pero no se tomó en cuenta a los estudiantes, maestros, padres de familia, investigadores y especialistas, por lo que carece de legitimidad. En México hay seis millones de analfabetas, 10 millones de ciudadanos sin primaria, 16 millones sin secundaria. Estos 32 millones son el 43% de la población de 15 a 64 años. Aunque nadie debería tener  obstáculos para acceder a la educación obligatoria y gratuita.   El 40% de las escuelas primarias en México son multigrado: un profesor o dos atienden a todo el grupo. En este sentido, el sistema educativo no solamente sigue la curva de la desigualdad sino que la incrementa, la potencia. Y de esto no tienen culpa los maestros, sino el sistema, desde los pésimos planes y programas de estudio. Sin embargo  la “Reforma” parte del supuesto de que los maestros son los responsables del atraso educativo que hoy tenemos, ha habido una campaña mediática de desprestigio y linchamiento a la profesión desde los diversos medios de comunicación, encabezados por televisa y tv Azteca.

LA BÚSQUEDA DE QUEBRAR EL SINDICATO MÁS GRANDE DE AMERICA LATINA TRAERÍA COMO CONSECUENCIA TERMINAR CON  UN SISTEMA ORGANIZATIVO EN FAVOR DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS.

La reforma de salud privatiza los servicios que deben ser públicos, despide masivamente a su personal, despoja de sus derechos a los trabajadores, elimina pensiones, desabasto de medicamentos y materiales por lo que el derechohabiente o usuario deberá asumir estos gastos y limita los servicios gratuitos.

A todo esto le sumamos: comunidades engañadas por los diversos programas de gobierno, que las han hecho dependientes y limosneras. Los proyectos sociales no benefician a los pobres sino a los políticos, sus familiares, empresarios y narcos; la inseguridad que reina en nuestro país, la persecución a los luchadores y luchadoras sociales, los miles de desaparecidos y desaparecidas, de los cuales muchas son desapariciones forzadas; los miles de asesinatos, muchos de ellos son feminicidios, que en las estadísticas son llamados “daños colaterales”;  la contaminación del medio ambiente, el cambio climático, la creciente actividad extractiva como la minería a cielo abierto, que produce migración climática, etc.

En medio de estos dolores nos da alegría y esperanza de que haya una conciencia creciente y más fuerte en muchos mexicanos y mexicanas por  la lucha de nuestros derechos y la exigencia de su cumplimiento a la clase gobernante. La situación actual de la lucha magisterial y la mala actuación del gobierno que cínicamente abusa del poder reprimiendo, asesinando y desapareciendo a maestros y civiles que los apoyan, ha hecho detonar una lucha más amplia por la exigencia de eliminar todas las reformas estructurales. Las voces no solo se han escuchado en los estados del sur sino en otros estados del centro y norte del país.

Nos da esperanza el despertar de la conciencia de niños, niñas y jóvenes que van dando su palabra y participando activamente en este movimiento nacional de transformación.
Un facilitador de esta toma de conciencia han sido los medios alternativos de comunicación por su labor constructiva, las voces de los mexicanos y mexicanas ya no pueden ser acalladas, ni manipuladas por los medios de descomunicación oficialistas. Saliendo a relucir lo que en realidad sucede en cada rincón del país y de la lucha por los derechos de los pueblos.

Como Pueblo Creyente agradecemos a los medios alternativos de comunicación por su labor a favor de las voces del pueblo y que no se han vendido al gobierno represor, aun cuando su vida corre peligro.

Frente a esta realidad injusta, como Pueblo Creyente, seguimos manifestando públicamente nuestro rechazo a un sistema económico capitalista salvaje y neoliberal, que crece y se reproduce explotando y  excluyendo a la mayoría de nuestro pueblo, en especial a los pueblos indígenas, y contaminando y destruyendo nuestra Madre Tierra. Lo rechazamos porque afecta nuestra soberanía nacional y perjudica a los trabajadores y las trabajadoras del campo y de la ciudad, a las luchadoras y luchadores sociales, a los defensores de tierra y territorio, a los y las profesionistas, a los transportistas, a pequeños empresarios, comerciantes, sindicatos de trabajadores y al pueblo en general.

Repudiamos a la clase política corrupta, enemiga del pueblo, que busca sus propios intereses económicos personales o de grupo y se olvidan que: la política es buscar el bien común, el bien de los más pobres. Denunciamos públicamente su corrupción, la impunidad en que se mueven, la simulación, el manejo de los recursos públicos para sus propios intereses y enriquecimiento, la utilización de las leyes para seguir gozando de privilegios y no para que esas leyes sean en beneficio del pueblo, así como la utilización del ejército y las policías para defenderlos a ellos y no a la mayoría de mexicanos y mexicanas que exigen sus derechos y son reprimidos y reprimidas.

El Papa Francisco nos dice que: “Actualmente la política está muy desacreditada por su ineficiencia, por la corrupción y por su subordinación a los intereses económicos…necesitamos revalorizar un modo de hacer política orientada al bien común y a promover los intereses generales de las comunidades, sobre todo de los sectores más pobres y desprotegidos” (Cf. LS 196-197) por ello exigimos a la clase gobernante que cambien su mentalidad y vean el sufrimiento del pueblo y oigan sus gritos claman al Cielo (Cf. Ex 3, 7-8) para que hagan valer los derechos de todos y todas. De no ser así seguiremos como Pueblo Creyente buscando caminos alternativos y autónomos para elegir democráticamente las autoridades que velen realmente por el buen vivir  y buen convivir de nuestros pueblos.
¡Ay de ustedes, que transforman las leyes en algo tan amargo como el ajenjo y tiran por el suelo la justicia!
Ustedes odian al que defiende lo justo en el tribunal y aborrecen a todo el que dice la verdad. (Amós 5, 10)

Rechazamos a los medios de comunicación que coludidos con los malos gobiernos, como Televisa, TvAzteca manipulan la información para favorecer los intereses de estos y mantenerlos en el poder, ocultando la realidad de lo que pasa en nuestro país.

Como Pueblo Creyente nos unimos a la lucha magisterial y popular. Exigimos haya por parte del gobierno, en sus tres niveles, un verdadero diálogo público, y no a puertas cerradas, para dar verdadera solución al conflicto de todos conocido. De la misma manera exigimos al poder legislativo escuchar la voz del pueblo, que no fue consultado, que rechaza las reformas a la constitución y exige que éstas sean derogadas. Exigimos también que los maestros encarcelados sean puestos en libertad.
Exigimos que haya un proyecto educativo alternativo en los que estén involucrados los maestros y maestras, los padres y madres de familia, los alumnos y alumnas, los investigadores y especialistas en la materia. Este proyecto favorezca la educación con conciencia para servir y construir en favor de la colectividad.
En estos últimos días nos hemos dado cuenta de la estrategia de querer opacar esta lucha de los maestros y maestras con algunos líderes del SNTE, aliado a los poderes e intereses neoliberales de los políticos, y así querer restar fuerza a este movimiento nacional. Exigimos a esos líderes que velen por un verdadero proyecto educativo como arriba lo mencionamos.

Como Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, de frente a la realidad antes mencionada que denigra la vida y la libertad de nuestros pueblos, nos pronunciamos que:

-Nos unimos a las voces de muchos mexicanos y mexicanas que rechazan totalmente las Reformas Estructurales, que no traen ningún beneficio para el pueblo pobre (más de 55 millones de pobres en México).

-Seguiremos luchando en esta creciente resistencia nacional  ante el sistema neoliberal-capitalista y ante los megaproyectos, continuaremos defendiendo nuestra tierra y territorio como espacio sagrado que el Dios de la vida dejó a nuestros abuelos y abuelas para realizar y fecundar la vida; siendo hoy herencia y fortaleza para nosotras y nosotros, bendición nuestra al futuro de nuestros hijos e hijas. 

-Ante la invasión de las semillas transgénicas e imposición de monocultivos, promoveremos la vida de nuestras semillas criollas, como alimento que fortalece nuestra energía en la búsqueda de una vida digna para todos y todas.

-Seguiremos buscando la paz y la justicia como estrategia de vida ante las divisiones y enfrentamiento en nuestras comunidades que el mismo mal gobierno nos impone para debilitarnos y acabar con nuestras formas de organización.

-Estamos a favor de la vida y en contra de la violencia estructural generalizada. 

-Seguiremos concientizándonos de la realidad para responder a la misma a ejemplo de Jesús de Nazaret, por lo que tendremos en cuenta su palabra que nos dice: “Los reyes de las naciones las gobiernan como dueños y los mismos que las oprimen se hacen llamar bienhechores. Pero no será así entre ustedes. Al contrario el más importante entre ustedes debe portarse como si fuera el último, y el que manda, como si fuera el que sirve.” (Lc 22, 25-26)

Los malos gobiernos mandaron a decir: “Se ha agotado el tiempo…”.
Nosotras y nosotros le decimos: Sí, señores políticos, se ha agotado el tiempo. Muchos mexicanos y mexicanas dicen ¡Ya basta!, ¡Ya basta! de tantas mentiras y engaños, de tanta corrupción e impunidad, de tantos privilegios de ustedes a costa de todo el pueblo de México, de tanto doblegarse a los intereses de empresas transnacionales, de estar coludidos con el narcotráfico, de explotar sin misericordia al pueblo pobre, de ejercer violencia contra quienes exigen sus legítimos derechos, de manipular las leyes en beneficio de la clase política y empresarial a costa de las mayorías pobres, etc.


Se ha agotado el tiempo de la paciencia del pueblo, de estar callados y calladas, ahora el pueblo habla, el pueblo exige sus derechos, el pueblo sale a las calles a manifestar su inconformidad, el pueblo denuncia la corrupción de los malos gobernantes y sus secuaces de los medios de comunicación, los empresarios y muchos líderes religiosos; el pueblo está dispuesto a luchar por defender sus derechos, el pueblo está despierto y no claudicará en sus exigencias.

Por ello llamamos a los maestros y maestras que están en resistencia y aquellos maestros y maestras que aún no se han comprometido; a las distintas organizaciones de la sociedad civil, a los líderes y miembros de las distintas confesiones religiosas; a los y las jóvenes; a los profesionistas, obreros, campesinos, transportistas, pequeños comerciantes, amas de casa, ancianos y ancianas; en fin a todos los hombres y mujeres que buscan un mejor país, para unir nuestras fuerzas en esta lucha para transformar a nuestra nación.

“Jesús… los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir… Les dijo:… yo los envío como corderos en medio de lobos” (Lc 10, 1.3)

Como Pueblo Creyente agradecemos al Corazón del Cielo y Corazón de la Madre Tierra por estos 25 años de digno caminar y con su fuerza continuaremos, con el ánimo de las nuevas generaciones, que hemos recibido la buena herencia de nuestras abuelas y abuelos, como nuestro gran profeta y pastor Don Samuel Ruiz García cuyo espíritu y testimonio nos motiva a continuar haciendo presente el Reino de Dios en las nuevas realidades que van surgiendo en el caminar de nuestros pueblos.

Con conciencia y compromiso.

Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México.
A 18 de julio de 2016










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.