11 may. 2015

Familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa se encontraron con Las Abejas en Acteal


Organización de la Sociedad Civil Las Abejas
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Acteal, Ch'enalvo', Chiapas, México.


8 de mayo de 2015





A los padres y madres de los 43 jóvenes estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa

Hermanos y hermanas:

Los hombres, mujeres, niños, niñas, jóvenes, ancianos y ancianas miembros de la organización pacifista Las Abejas de Acteal, nos alegra mucho nuestro corazón recibirlos aquí en Acteal, a pesar del dolor que han cargado durante más de 7 meses con la desaparición de sus hijos los 43 jóvenes desaparecidos. 
 
Pero, como dice nuestra hermana Berta, madre de uno de los 43, "no solo son 43, sino, 47, porque, 3 fueron asesinados por balas de policías el 26 de septiembre del año pasado y 1 que está grave en en su casa de nombre Aldo..., Entonces no solo son 43, sino, 47… pero, la realidad es que en México son miles y miles de desaparecid@s, por el narco-gobierno.

 

Hermanos y hermanas padres y madres y compañeros de los 43, de los 47 de Ayotzinapa; así como ustedes, también hemos sufrido un dolor tan profundo, porque el Estado Mexicano a través de sus paramilitares masacraron a 45 hermanos y hermanas nuestros más 4 que todavía se encontraban dentro del vientre de sus madres y fueron brutalmente asesinados por machetes de personas inhumanas.

¿Y saben cuál fue el delito de nuestros hermanos y hermanas masacradas? Su delito era hacer una jornada de ayuno y oración para pedirle a Dios que se detuviera la guerra de contrainsurgencia diseñado por el mal gobierno de Ernesto Zedillo en contra de nuestros hermanos y hermanas zapatistas y en contra de los pueblos organizados.

Y luego el Estado Mexicano para encubrir su crimen, llegó a una conclusión a través de la Procuraduría General República (PGR) que lo que pasó aquí en Acteal el 22 de diciembre de 1997 "fue consecuencia de un conflicto intracomunitario." Y siguieron con sus mentiras, dijeron que lo que sucedió el 22 de diciembre de 1997, fue un enfrentamiento contra zapatistas, esta vil mentira se convirtió en la versión oficial del mal gobierno y de los mismos autores materiales de dicha masacre.

Y fueron transcurriendo los años, hasta que el Estado Mexicano creyó que habíamos olvidado su crimen, entonces, a través de su podrido sistema de justicia, administrado por la corrupta y mal llamada "Suprema Corte de Justicia de la Nación" (SCJN), empezó a liberar a los paramilitares, a quienes los testigos y sobrevivientes de Acteal, han señalado que llegaron aquí a masacrar nuestras hermanas y hermanos.

Después de 17 años la masacre de Acteal, sigue impune, lo poco que se había avanzado en la investigación y la justicia, la "SCJN” echó todo para abajo, al ordenar la liberación de casi a todos los autores materiales de dicha masacre, señalados directamente por los testigos oculares de dicho crimen.

Después de la masacre de Acteal, condenamos y exigimos que se garantizara la no repetición, ni en tierras mayas, ni en cualquier parte de México, ni en cualquier rincón del planeta tierra.

Pero, nuestra demandas y exigencias de justicia, fueron respondidos por el Estado Mexicano con impunidad y con más masacres. En el gobierno del represor y criminal Felipe Calderón Hinojosa, se cometían masacres, casi diarias, como si fuera el pan de cada día.

La destrucción de los gobiernos criminales hacia los pueblos organizados, hacia los movimientos sociales, hacia la lucha de las mujeres, hacia los activistas sociales, hacia los jóvenes y estudiantes; se recrudecieron con el regreso del PRI al poder, a través del mal gobierno de Enríque Peña Nieto títere y lacayo del sistema capitalista neoliberal, cometió uno de los crímenes más crueles e inhumanos en la historia reciente de nuestro México, con la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.
Padres y madres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, sabemos que su dolor es muy fuerte, pero, también sabemos y así lo han demostrado durante estos 7 meses que su fuerza y esperanza son mucho más fuertes.
 

Su Resistencia marcó en México un antes y un ahora, su digna búsqueda logró ser una luz para las conciencias apagadas dentro y fuera de nuestro país.

Ahora que están aquí en Acteal, no tenemos nada que darles, más que compartirles algunas palabras sencillas: No están sol@s.

Aunque la lucha es difícil, es dura; pero, no hay que desesperarse, porque la lucha, de por sí, es larga, pero, no es en vano.

Y también queremos compartirles una historia, una sabiduría del pueblo maya:

Cuentan nuestros abuelos y abuelas mayas, que hace mucho tiempo en la vida de los antigüos mayas, habían dos jóvenes gemelos de nombres: Hunajpu e Ixbalanque. Estos jóvenes fueron convocados por los señores de Xibalba, o los amos del infierno, al juego de la pelota. Pero, estos amos del infierno, tiempos atrás le habían asesinado a los padres de estos gemelos. Y cuando estos seres malos supieron de que habían nacido un par de muchachos y que jugaban tan bien la pelota, decidieron llamarlos a jugar para una competencia. Los muchachos aceptaron la convocatoria de los señores de Xibalba y emprendieron su viaje hacia el inframundo.

Pero, el plan de los amos del inframundo era matar a los gemelos, porque se dieron cuenta que eran muy inteligentes y que eran un estorbo y peligro para ellos. Así iniciaron el juego, pero, los amos del infierno eran muy tramposos, siempre buscaron matar a los jóvenes durante el juego, pero, no lo consiguieron.

Aunque los señores de Xibalba su plan era asesinar también a los gemelos como lo hicieron con su padre, los jóvenes sabían muy bien lo que les iba a pasar y aún así se arriesgaron, porque su objetivo era encontrar justicia por la muerte de su padre y por todas las maldades e injusticias que cometían los amos del infierno en contra de la humanidad en aquel tiempo.
El juego duró mucho tiempo, no se sabe exactamente cuánto, pero, los gemelos tardaron en el inframundo, jugando y superando dificultades y trampas, pero, nunca se dieron por vencidos; hasta que llegó el momento en que los jóvenes lograron derrotar a los señores de Xibalba y pudieron hacer justicia por la muerte de su padre y de todas las maldades que cometían hacia los hombres y mujeres.

¿Y cómo lograron los gemelos derrotar a los amos del inframundo? Cuentan nuestros abuelos y abuelas que los jóvenes siempre caminaban y pensaban juntos; que por cualquier obstáculo y dificultad que encontraban, lo resolvían siempre en colectivo. Solamente así organizados pudieron acabar con el mal. Y dicen nuestros abuelos y abuelas que cuando los gemelos acabaron con los amos del infierno, así vino la paz en el mundo y se hizo justicia. Y los hombres y mujeres vivieron sin que ya nadie les molestara en su propia tierra.

Dicen nuestros abuelos y abuelas que los gemelos que por hacer bien su trabajo: uno, se convirtió en el sol y otra se convirtió en la luna. Y desde ese entonces, los gemelos nos dan su luz y calor en el día y nos dan su luz y acompañamiento en la noche.

Entonces hermanos y hermanas, padres y madres de los 43 jóvenes, o sea de los 47 jóvenes de Ayotzinapa, como nos corrigió nuestra hermana Berta, si ya llevan 7 meses buscando a sus hijos, no se desanimen, no pierdan la esperanza, tarde o temprano el gobierno asesino tendrá que rendir cuentas y decir dónde los tiene a nuestros 43 jóvenes.

Pero también sepan que van a encontrar muchas dificultades como los gemelos Hunajpu e Ixbalanque. El mal gobierno les va a querer tender trampas, así como el de; hostigarlos, reprimirlos, comprar con dinero su conciencia, dividirlos para acabar su fuerza en la búsqueda de sus hijos y en su lucha por la justicia; les compartimos esto, por experiencia; pero, si hay organización, humildad y sabiduría, sepan que seguirán fuertes, a pesar de todo.
Está muy claro que el narco-gobierno, el sistema capitalista neoliberal le tiene miedo a los y las jóvenes que luchan, que se forman y transforman para su pueblo y para la paz, la justicia y la libertad. Porque al desaparecer y asesinar a jóvenes de Ayotzinapa es símbolo de miedo del sistema capitalista neoliberal. Porque al asesinar en la masacre de Acteal a los 4 bebés dentro del vientre sus madres, es símbolo de destrucción del futuro de la humanidad. Porque también así lo hizo Herodes cuando asesinó a los niños para evitar que el niño Jesús se convirtiera en Rey y maestro de la paz de la justicia y del amor y de la libertad.

Hermanos y hermanas padres y madres de los 43, o sea de los 47 jóvenes de Ayotzinapa, no tenemos nada que darles, no tenemos poderes como los gemelos Hunajpu e Ixbalanque, pero, sepan que no los dejaremos solos. Como miembros del Congreso Nacional Indígena (CNI), estaremos caminando con ustedes quizá no físicamente, pero, de corazón y pensamiento, ahí estaremos en donde ustedes vayan, a través de 4 símbolos de fuerza y de vida que son: 43 puños de Tierra Sagrada, un arbolito, una cruz tsotsil y la imagen de la Virgen de la Guadalupe, masacrada en 1997, que les entregaremos en unos momentos y les explicaremos el significado de lo que representa cada uno.

Hermanos y hermanas padres y madres de los 43 jóvenes desaparecidos y de los 3 asesinados y de Aldo de Ayotzinapa que se encuentran presentes aquí en Acteal y los que se quedaron en su tierra; como sobrevivientes y miembros de la organización pacifista de Las Abejas de Acteal, les mandamos desde Acteal muchos saludos y abrazos fraternos.

!Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!
!Ayotzinapa vive y Acteal está contigo!

Atentamente
La Voz de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.
Por la Mesa Directiva:
José A. Jiménez Pérez                      Oscar Hernández Gómez
Pedro Ortiz Gutiérrez                         Amado Sánchez Díaz 




 

1 comentario:

  1. Rafael Estrada Lima11 de mayo de 2015, 10:41

    el gobierno federal emplea todos los medios de la nación para la localización de los estudiantes desaparecidos, aunado a esto no solo ha aceptado sino que también ha requerido ayuda o colaboración de otros países e instancias de derechos humanos especializadas para realizar las investigaciones.

    ResponderEliminar

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.