15 nov. 2013

Palabras del Pueblo Creyente en peregrinación por familias desplazadas de ejido Puebla


Chenalhó, Chiapas a 14 de noviembre de 2013



A los Medios de Comunicación Nacionales e Internacionales
A las Organizaciones Civiles Nacionales e Internacionales
A los Creyentes de Buena Voluntad de la Iglesia Católica y de otras Iglesias Cristianas

Hermanos y Hermanas:

Hoy es un día muy especial para denunciar al público nuestra situación como Iglesia Católica de esta parroquia de Chenalhó, Chiapas. El día de hoy realizamos una peregrinación desde Yabteclum hasta la Tierra Sagrada de Acteal donde todavía se encuentran desplazados cerca de 100 hermanos y hermanas nuestros, hombres, mujeres y niños de la Colonia Puebla. En esta peregrinación los católicos de San Pedro Chenalhó estamos recibiendo el apoyo solidario de las demás parroquias del equipo tzotzil de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas. A ellas y a todos los que nos han dado su apoyo solidario les damos las gracias de todo corazón.

Saben bien que ya habíamos hecho muchas denuncias públicas y peregrinaciones para pedir la solución para el ejido Puebla de este municipio donde han sufrido agresiones los creyentes de la Iglesia Católica, pero no solo ellos, también han sido agredidas 2 familias de la Iglesia Bautista, nada más porque no han estado de acuerdo con los ataques que hicieron contra la Iglesia Católica las personas encabezadas por el comisariado Agustín Cruz Gómez, pastor de la Iglesia presbiteriana, junto con las otras autoridades en ese ejido, como el Agente Rural Lorenzo Gutiérrez Gómez, el Patronato de Obra Javier Cruz López, el Consejo de Vigilancia Juan López Arias pastor del Séptimo Día, el Comité de Luz Lorenzo López Méndez. Todos ellos son los que han organizado la serie de agresiones que comenzaron el 29 de abril con el despojo del predio de la Iglesia Católica y que han seguido con:

1) La destrucción de los muros de la nueva iglesia, junto con el material de construcción que destruyeron y robaron y siguen robando como son las láminas y maderas de la antigua iglesia y de las dos casas que quemaron.

2) La acusación mentirosa contra los católicos que, según ellos habían envenenado el tanque de agua de la comunidad.

3) La violencia contra 3 personas (dos católicas y un bautista) a quienes golpearon, amenazaron de matar y que después fueron detenidas tres días en los separos de la Procuraduría Indígena de San Cristóbal.

4) El secuestro con amenazas de muerte contra nuestro párroco Manuel Pérez Gómez a quien tuvieron encerrado más de 5 horas en una letrina.

5) Las amenazas constantes contra los católicos que los obligaron a salir desplazados de su comunidad el 23 de agosto.

Estas son solamente algunas de las agresiones que hemos sufrido porque no estamos contando todas. Y todo este tiempo que han durado las agresiones contra nosotros, las autoridades de los 3 niveles, municipal, estatal y federal no han hecho nada para detenerlas. Cuando ha habido una agresión las autoridades llaman al grupo de Agustín Cruz Gómez a firmar un pacto dizque de no agresión que ellos no respetan y entonces les piden las autoridades que firmen otro papel y así nada más hacen. La última vez, el 23 de agosto, día en que nuestros hermanos y hermanas tuvieron que salir desplazados en la madrugada, a medio día firmaron otro papel y el secretario de gobierno de Chiapas Oscar Eduardo Ramírez les dijo que ahora sí, si no respetaban su palabra les iba a aplicar todo el rigor de la ley. Pero después de esa firma, la gente del Comisariado han seguido rompiendo la ley y el secretario de gobierno no ha cumplido su palabra pues no les ha hecho nada. Después de esa firma que no sirvió para nada, así como todas las demás, regresaron a seguir desbaratando los muros de la nueva iglesia, y hasta la fecha siguen robando el material de construcción que quedaba en el predio, metiendo ahí sus caballos, maltratando el salón de catequesis y robando en las casas de los desplazados. Seguramente el gobierno lo único que va a hacer es pedirles que firmen otro papel y volver a decir que ahora sí, tienen que respetarlo.

Pero las autoridades de los tres niveles no solo han estado cruzadas de brazos mientras se violan nuestros derechos sino que en realidad han estado ayudando a los violadores. Acabamos de enterarnos que en la última asamblea del ejido en Puebla informaron sus autoridades que han gastado $115 mil pesos en su movimiento, entre el pago de un licenciado y las movilizaciones que hicieron a San Cristóbal y a la ciudad de México. ¿De dónde ha salido todo este dinero? Nosotros somos testigos de que, por lo menos una parte, se las ha dado el mismo gobierno, pues cuando secuestraron al Padre Manuel escuchamos a las autoridades que le habían dado $20 mil pesos al grupo de Agustín además de refrescos para toda su gente dizque para calmarlos.

Pero las autoridades no se quieren dar cuenta de que al darles dinero nada más hacen que el problema siga y de hecho se ponga peor. Cuando hemos ido a hablar con autoridades estatales y federales sobre el problema de Puebla lo único que hacen es ofrecer dinero disfrazado de apoyos y proyectos comunitarios. Nosotros les hemos dicho muchas veces que no queremos dinero ni estamos pidiendo ningún apoyo, que lo único que queremos es justicia y las autoridades nos contestan que van a construir una escuela, o que van a comprar otro terreno o que van a dar proyectos productivos. ¿Será que no entienden la palabra JUSTICIA?

Pues bien, a ellos les decimos las palabras del profeta Amós:

¡Ay de ustedes que transforman las leyes en algo tan amargo como el ajenjo y tiran por el suelo la justicia! Ustedes odian al que defiende lo justo ante el tribunal y aborrecen al que dice la verdad. Pues bien, ya que ustedes han pisoteado al pobre quitándole su cosecha, esas casas de piedras bonitas que edifican no las van a ocupar, ni probarán el vino de esas cepas escogidas que ahora plantan. Porque yo sé que son muchos sus crímenes y enormes sus pecados, opresores de gente buena que hacen perder el juicio al pobre en los tribunales” (Amós 5, 10-12).

Y al Comisariado del ejido Puebla y todos sus aliados que se dicen pastores y conocedores de la palabra de Dios, les recordamos estas palabras que tal vez no han leído en sus Biblias:

A ustedes les gusta un terreno y se lo roban, les gusta una casa y la toman. Ustedes se apoderan de una casa y de su dueño, de un hombre y de su propiedad. Por eso dice el Señor, yo también tramo el mal contra esa gente, les llegará una desgracia tan grande que no podrán quitársela ni podrán caminar con la frente alta” (Miqueas, 2, 2-3).

En otra cosa están de acuerdo las gentes de Agustín Cruz Gómez y las autoridades de los tres niveles: no quieren que hagamos comunicados ni peregrinaciones, nos dicen:
No gastes tu saliva, dicen ellos, en anunciar estas cosas, pues nada malo nos pasará” (Miqueas 2, 6).

Pero nosotros ya volvimos a salir en peregrinación y volvemos a decir nuestra palabra porque no descansaremos ni callaremos hasta alcanzar la justicia. Exigimos a las autoridades federal, estatal y municipal que reconozcan nuestro derecho de posesión y de reconstruir nuestra ermita. Y nuestra palabra a las autoridades de todos los niveles es la misma que la palabra del profeta Amós:

Odien el mal y hagan el bien. Hagan justicia a los pobres en los tribunales y quizá así el Señor se apiadará de ustedes” (Amós 5, 15).



Por el Consejo Parroquial de San Pedro Chenalhó:


____________________________
Pedro Jiménez Arias
Presidente

____________________
Victorio Pérez Pérez

_____________________
Marcela Arias Santiz



Por el Pueblo Creyente:

__________________
Miguel Pérez Santiz







Peregrinación del Pueblo  Creyente, 14 de noviembre 2013. Fotos: Frayba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.