24 mar. 2016

Denuncia de las autoridades de Altamira La Providencia, Huixtla, Chiapas


Altamira La Providencia, municipio de Huixtla, Chiapas. 23 de marzo de 2016

A los organismos Defensores de Derechos Humanos
A las autoridades estatales y federales
A la opinión pública
A la prensa local, estatal, nacional e internacional
A los medios de comunicación alternativos
A las organizaciones independientes
A todo el pueblo de México y del mundo

Somos pobladores de Altamira La Providencia, municipio de Huixtla, Chiapas. En total somos 306 habitantes, de los cuales 129 son menores de edad y cinco personas discapacitadas. Fundamos nuestra comunidad desde 1993, somos hijas, hijos, nietas y nietos de campesinos que trabajaron en las fincas ganaderas y cafetaleras, asimismo, muchos de nuestras abuelas y abuelos hablaban lengua indígena mam.

Ante la falta de tierras, en 1981 comenzamos a gestionar ante Reforma Agraria que nos dotaran de tierras en el municipio de Huixtla denunciando la afectación 6000 hectáreas. En 1993 salió una resolución presidencial a favor de 899 hectáreas de las cuales, las tierras que estábamos gestionando no salio a favor nuestro. Las tierras que salieron a favor, en su gran mayoría era zona de inundación por lo que decidimos fundar nuestro poblado en una parte alta mientras continuamos gestionando ante Reforma Agraria.

Desde esos años, 1993, comenzamos a organizarnos para construir nuestras casas, iglesia, escuelas y gestionamos servicio de energía eléctrica en 1994. En 2006 la Comisión Federal de Electricidad construyó la red de energía electríca. Las tierras que ocupamos desde entonces las comenzamos a utilizar para sembrar milpa, frijol, melón, pepino, sandía, chile, plátano, calabaza, mango, ajonjolí y también ocupamos una parte para ganadería. De 1998 al 2010 sembramos palma africana. En la mayoría de nuestro productos los vendemos tanto en Tapachula como en Villa Comatitlán y Huixtla.
En 2006 demandamos al Tribunal Agrario la titulación de las tierras que estábamos trabajando de manera colectiva. En diciembre 1 de 2009, el Tribunal Agrario nos notificó, mediante una sentencia que no nos podía otorgar las tierras porque era propiedad privada. Durante trece años nadie nos dijo nada y no supimos que existieran dueños de las tierras que estábamos ocupando ya que sabíamos que eran tierras nacionales. Después de ese año nos han intentado desalojar de manera constante. Tanto en 2013 y 2015 intentaron desalojarnos y de nueva cuenta el Tribunal Unitario Agrario Cuatro ha ordenado que nos desalojen el día 28 de marzo de 2016 solicitando la presencia de por lo menos 500 policías. Por esta amenaza y agresión que estamos sufriendo por el Tribunal Unitario Agrario denunciamos:

Responsabilizamos al Tribunal Unitario Agrario Cuatro, que por no considerar nuestra historia y el tiempo que llevamos trabajando la tierra, de las violaciones a nuestros Derechos Humanos como el derecho a la tierra, el derecho a un trabajo digno, derecho a la alimentación, el derecho a una vivienda, el derecho a una vida libre de violencia, el derecho a la educación y el derecho al culto. Asimismo, como campesinos responsabilizamos al Tribunal Unitario Agrario del despojo que vamos a sufrir, de las agresiones físicas y psicológicas que se cometerán en contra nuestra.

Solicitamos a los organismos Defensores de Derechos Humanos que vigilen la no violación a nuestros derechos y exijan a las autoridades que respeten nuestros derechos y reconozcan nuestra historia como pobladores de Altamira La Providencia.

Solicitamos al gobierno municipal, estatal y federal que busquen vías de solución pacífica a la problemática que estamos viviendo los habitantes de Altamira La Providencia, Huixtla, Chiapas porque creemos que la tierra es de quien la trabaja.

Atentamente

Autoridades del poblado Altamira La Providencia, Huixtla, Chiapas.



Alfredo Ángel Ruedas Vázquez, Consejo de Vigilancia



Bulmaro Reyes Barrios, Juez Rural



Joaquín Trujillo Pineda, Secretario del Juez Rural



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.