9 dic. 2013

3 videos para entender un poco la situación de las 4 familias desplazadas de Banavil desde el 2011

“Tres señoras entraron a nuestra casa, primero golpearon a mi mamá y luego a mi papá. Después entraron los señores Alonso López Ramírez y Diego Méndez López a sacar arrastrando a mi papá. Así se lo llevaron por el camino, desde entonces no lo hemos vuelto a ver. Las autoridades sólo nos entregaron un brazo” comenta Petrona López Girón, hija de Alonso López Luna, desaparecido desde el 04 de diciembre de 2011.
Desde esa fecha, Petrona, su mamá y sus hermanos viven desplazados en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. Ellos son originarios de la comunidad de Banavil. municipio de Tenejapa. Un pueblo tseltal localizado en la región conocida como “Los Altos de Chiapas”. En el año 1996 ingresaron a formar parte de las Bases de Apoyo del EZLN, invitados por Alonso López Ramírez quién era el representante en esa zona. Años más tarde, en el año 2000, la misma persona que los invitó a entrar les dijo que salieran ya que él empezó a recibir los programas de apoyo que da el gobierno.
Lorenzo López Girón, uno de los hermanos recuerda ese día y comenta “intenté ayudar a mi padre pero fui herido de dos balas, uno en el brazo y otro en la pierna. Quienes dispararon fueron Alonso López Ramírez y Diego Méndez López. Por accidente le dispararon a Pedro Méndez López, compañero de ellos y cuñado de Alonso López, quien resultó muerto ese día. Sin embargo me acusaron a mí de ese homicidio y por ello estuve encarcelado tres meses”.
El abogado que representa a estas familias sostiene que este caso ya se hubiera resuelto si no fuera por la complicidad de las autoridades con los agresores de estas familias.
En seguida presentamos tres videos para saber más sobre el caso de estas familas.



¿Quienes son los desplazados?


Palabras del abogado de las cuatro familias 


Comunicado de prensa a dos años de su desplazamiento


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.