9 may. 2011

Les compartimos comunicado leído el 8 de mayo por una comisión de Las Abejas en el Zócalo de la Ciudad de México.


Organización de la Sociedad Civil “Las Abejas”

Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Acteal, Chenalhó, Chiapas, México

7 de mayo, 2011


A todas las Organizaciones Sociales y Políticas
A todos los Defensores de los Derechos Humanos
A la prensa Nacional e Internacional
A la Sociedad Civil
A la Otra Campaña y
A la Opinión Pública

Hermanos y hermanas:

Venimos desde la Tierra Sagrada de Acteal que fue regada con la sangre de nuestros 45 mártires, venimos porque después de la masacre de Acteal no se han detenido las masacres, porque hoy cada día es una masacre en nuestro país. Cada día sabemos noticias horribles de asesinados, desaparecidos, mutilados, encarcelados injustamente por los gobiernos federal, estatal y municipal. El pueblo de México está de luto por tanta muerte y tanta injusticia. Venimos porque como organización popular no podemos callar ante tanta tragedia en Ciudad Juárez, Chihuahua, en Nuevo León, Tamaulipas, en Guerrero, Oaxaca, Morelos; en realidad, a lo largo y ancho de toda la república mexicana.

Hay mucho dolor en México, pero el dolor, lo sabemos por experiencia, también puede dar frutos buenos: muchos están despertando a la realidad de lo que pasa en México. El dolor nos convoca a unirnos, como lo estamos viendo en esta movilización.

Venimos desde Acteal porque queremos juntar nuestro dolor con el dolor de muchos mexicanos, juntar nuestra voz con su voz, juntar el grito de la sangre que desde Chiapas hasta Chihuahua está exigiendo justicia contra tantos asesinos, la sangre que está clamando contra tanta impunidad.

Venimos porque queremos decir nuestra tristeza, nuestro dolor, nuestra inconformidad junto con todo el pueblo de México que siente lo mismo, porque queremos juntar fuertemente nuestra voz a la de tantos mexicanos que exigen Paz, Justicia, Libertad, Respeto a sus Derechos.

Venimos porque queremos decir nuestra palabra a Javier Sicilia y a través de él a todos los que han sufrido por tanta violencia, que no conocemos sus nombres ni sus caras, pero que les ponemos un nombre y una cara a través de la cara de Javier y de Juan Francisco su hijo asesinado. Al hablarte a ti Javier les hablamos a todos los papás y mamás que han perdido un hijo, a todos los que han perdido un ser querido en esta guerra absurda de Calderón.

Compañero Javier, hermano: Venimos a decirte que no estás solo. Cargamos con nosotros el dolor y la tristeza pero también la indignación y la esperanza de los hombres, mujeres, niños, jóvenes de Acteal que han sufrido en su propia carne lo mismo que tú. En tsotzil para decir que le tenemos confianza a alguien decimos que “le mostramos el revés del corazón”, o sea, que no le ocultamos nada. Venimos a hablarte con todo nuestro corazón, a decirte que sentimos tu dolor, tu indignación, también tu impotencia, pero sabemos, tú también lo sabes ya, que esa impotencia se convierte en poder cuando juntamos nuestro dolor, nuestra indignación, con los de los demás.

***

Nos preguntamos. ¿Cómo empezó esta violencia que ha llegado a cortar la vida de cerca de 40 mil mexicanos y mexicanas en lo que va del sexenio? Nosotros pensamos que toda esta violencia, que según dice el gobierno es por el combate al crimen organizado, en realidad no puede separarse de lo que hace mucho estamos viviendo los llamados indígenas, los pueblos originarios de esta tierra. Vivimos atropellos, despojos, desplazamientos forzosos por los megaproyectos que promueve el gobierno con los ricos empresarios transnacionales: carreteras, aeropuertos, centros turísticos de lujo, represas hidroeléctricas. Por ello vivimos también la represión de nuestras organizaciones y de nuestros líderes; a los que no se venden, el gobierno los reprime.

Lo que está sucediendo, compañero Javier, no puede separarse tampoco de lo que tú mismo escribes siempre en tus artículos, no puede separarse de que el gobierno no ha respetado los Acuerdos de San Andrés. Y en la raíz de todo eso está el primer pecado del gobierno de donde vienen todos los demás males: que no respeta los Principios del Buen Gobierno. Estos principios los formularon nuestros hermanos zapatistas pero reflejan el corazón de todos los pueblos originarios y pensamos que también reflejan las enseñanzas del Evangelio. Pero el gobierno de México no respeta esos principios: en vez de obedecer, manda; en vez de representar, suplanta; en vez de proponer, impone; y sus funcionarios del gobierno, que ganan sueldos altísimos que podrían ser el alimento de cientos de familias por años enteros, en vez de bajar, suben y en vez de servir… se sirven.

Javier, hermano, sabemos que tienes un corazón no-violento como las Abejas. Alonso, el catequista de las Abejas que encabezaba el ayuno y la oración por la paz en Acteal el día de la masacre murió diciendo: “Padre, perdona a tu pueblo”. Sabemos que tú también tienes la sabiduría en tu corazón y en tu pensamiento de que la venganza y el odio no son el camino para encontrar la justicia y la paz. Sabes que la no-violencia es la única que puede detener la espiral de violencia y sabes que los pacíficos pueden ganar una guerra, aunque haya muchos que esto les parece imposible.

Pero perdón no es olvido y apartar de nosotros la venganza no es apartarse de la justicia. Por eso venimos a decir desde lo mas profundo de nuestras entrañas tsotziles que ¡YA BASTA! Que exigimos justicia contra tanto criminal y tanto funcionario corrupto. NO MÁS SANGRE. NO MÁS NIÑOS, JÓVENES, ADULTOS, HOMBRES Y MUJERES ASESINADOS EN ESTA GUERRA INÚTIL Y ABSURDA.

***

Dice el Felipe Calderón que el “Ya Basta” se lo digamos a los criminales y no al gobierno que trata de detenerlos. Dice que la policía, el ejército, la marina, son para proteger a los ciudadanos.

Nosotros vamos a hablar, no de teorías, ni de cosas que hayamos leído en libros, sino de lo que hemos vivido en nuestra propia carne. Después de la masacre de Acteal el ejército invadió el municipio de Chenalhó y en especial nuestros campamentos de desplazados. Mientras los soldados se enfrentaban a golpes y empujones e insultaban a las valientes mujeres de las Abejas que resistían frente a ellos, sus jefes de los soldados nos repetían “venimos a protegerlos”. Nosotros sabíamos a quienes protegían. Los habíamos visto entrenar, armar y proteger a los paramilitares y por eso rechazábamos su presencia en nuestros campamentos. Así es que ahora ¿cómo le vamos a creer a Felipe Calderón cuando dice “el ejército está para protegerlos? Y nosotros no somos los únicos que han visto cómo el ejército viola los Derechos Humanos.

Frente a tantas violaciones de Derechos Humanos de las que es responsable el ejército, ¿qué es lo que propone el gobierno de Calderón? ¿Acaso propone obligar al ejército a respetar la Constitución? ¿Acaso propone hacer que regrese el ejército a sus cuarteles y que se limite a cumplir la verdadera tarea para la que fue creado? ¿O pide Calderón que respondan por los crímenes cometidos?

No. Lo que propone el gobierno de Calderón y los diputados del PRI y el PAN es cambiar la ley para legalizar las violaciones del ejército. Quiere aprobar una ley de Seguridad Nacional que permita al ejército seguir haciendo lo que ya hace sin preocuparse por las denuncias de los organismos de Derechos Humanos. Pero ¿acaso cree que una cosa es justa nada más porque lo dice su ley? Se ve que no conoce la Palabra de Dios. Las leyes pueden ser injustas aunque las aprueben los gobiernos y los congresos corruptos. Dice el profeta Isaías ¡Ay de los que dictan leyes injustas y con sus decretos organizan la opresión! (Isaías 10,1-2).

A los sacerdotes y obispos que todavía no despiertan y le siguen creyendo al gobierno, les pedimos que recuerden que en los documentos de Puebla que se aprobaron cuando el Papa vino a México la primera vez se condena la ideología de la Seguridad Nacional como una idolatría que no respeta los derechos humanos. Así mismo lo hizo el obispo Romero en el Salvador denunciando la ideología de la seguridad nacional y las leyes injustas que se aplicaban haciendo derramar la sangre del pueblo.

***

Finalmente compañeros y compañeras, queremos plantearles a ustedes una pregunta ¿Qué vamos a hacer si las autoridades que deberían respetar la justicia son las primeras en pisotearla?

Las Abejas llevamos casi 14 años demandando justicia contra los autores materiales e intelectuales de la matanza de Acteal. No la hemos obtenido ni de las procuradurías, ni de los jueces, ni de la Suprema Corte, sino todo lo contrario, se han dedicado en los últimos años a liberar a los autores materiales que estaban presos. Por esto las Abejas y el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas nos hemos visto obligados a exigir justicia ante los organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Necesitamos dialogar entre todas las organizaciones ciudadanas que se están movilizando, poner juntos nuestro pensamiento, nuestras ideas, nuestros corazones para encontrar una estrategia. Es bueno marchar y movilizarnos, pero no podemos quedarnos en eso. Necesitamos juntar no solo nuestros pasos como lo estamos haciendo, sino nuestros corazones y nuestras cabezas para juntos encontrar la manera de sacar a nuestro país del infierno en que estamos metidos.

Como han dicho nuestros hermanos y hermanas de Morelos, que no queremos que nuestros muertos se conviertan en solo un número, sino que hay que recuperar su rostro y su nombre, queremos pasar lista de presente a nuestros Mártires de Acteal que nunca nos han abandonado en la lucha por la justicia y la dignidad:

1
Familia Vázquez Luna
Alonso
46 años
2

María
44 años
3

Rosa
24 años
4

Verónica
20 años
5

Antonia
17 años
6

Margarita
3 años
7

Juana
8 meses
8

Juana
61 años
9

Victorio
22 años
10
Familia Vázquez Pérez
Rosa
33 años
11

Micaela
9 años
12

Josefa
7 años
13
Familia Méndez Capote
Marcela
29 años
14

Lucía
7 años
15

Vicente
5 años
16
Familia Gómez Hernández
Daniel
24 años
17

Paulina
22 años
18

Roselia
5 años
19

Graciela
3 años
20

Guadalupe
2 años
21
Familia Luna Pérez
Juana *
45 años
22

Juan Carlos
2 años
23
Familia Paciencia
Manuela
50 años
24

Margarita
23 años
25
Familia Vázquez Pérez
Marcela
30 años
26

Antonia
21 años
27
Familia Gómez Pérez
Lorenzo
46 años
28

Sebastián
9 años
29
Familia Jiménez Luna
Juana
45 años
30

Susana
17 años
31
Familia Pukuj Luna
Marcela
67 años
32

Ignacio
62 años
33
Familia Pérez Luna
Miguel
40 años
34

Marcela
35 años
35

Alejandro
15 años
36

Juana
9 años
37

Silvia
6 años
38
Otras familias
Manuel Sántiz Culebra
57 años
39

María Pérez Oyalté
43 años
40

María Gómez Ruiz*
23 años
41

Catarina Luna Pérez*
21 años
42

María Capote Pérez
16 años
43

Marcela Capote Vázquez*
15 años
44

Loida Ruiz Gómez
12 años
45

Marta Capote Pérez
12 años

¡NUESTROS MARTIRES VIVEN, LA LUCHA SIGUE!
¡NO A LA VIOLENCIA Y A LA IMPUNIDAD! ¡SÍ A LA PAZ CON JUSTICIA Y DIGNIDAD!


Atentamente
La voz de la Organización Sociedad Civil “Las Abejas”


Por la Mesa Directiva:




Mariano Pérez Vázquez


Juan Vázquez Luna



José Ramón Vázquez Entzín

Victorio Pérez Paciencia



Macario Arias Gómez
Mariano Pérez Sántiz


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.