22 sept. 2010

Parroquia “San Isidro Labrador” Diócesis de Tapachula. Siltepec, Chiapas

Parroquia “San Isidro Labrador” Diócesis de Tapachula. Siltepec, Chiapas

Boletín Informativo sobre las minas, 11 de septiembre de 2010
Ante la situación que se está presentando sobre la “Explotación Minera” en algunos partes de nuestro Estado de Chiapas- y por supuesto en nuestro Municipio-, tomando algunos puntos que se han analizado en la Provincia Eclesiástica de Chiapas, manifestamos lo siguiente:

  1. La minería es el arte de extraer de lo profundo de la tierra los metales o minerales que los seres humanos utilizamos. Las minas reflejan la riqueza que un terreno tiene y que puede beneficiar a los seres humanos. Por eso decimos que ”encontramos una mina cuando decimos que “encontramos una mina cuando hayamos medios de vivir o obtener ganancias con poco trabajo” . Sin embargo, debemos ser sensatos cuando decimos eso con respecto a la explotación minera. 
     
  2. Las Empresas o Empresarios que se dedican a la explotación de las minas , realizan un papel importante en la sociedad, porque generan “beneficios a la economía” ; sin embargo, para nuestras tierras no es la Empresa Minera la que necesitamos, sino Empresarios que inviertan en la Agricultura y en el Medio Ambiente. 
     
  3. Dicen que “la explotación de las minas beneficiaría a la economía de nuestras comunidades, pero, vemos inconveniente explotarlas; porque se utiliza la técnica denominada “A Cielo Abierto”, que consiste en destruir grandes extensiones de terrenos para extraer los metales, dañando a la naturaleza, a las comunidades y pueblos cercanos. Vivimos en territorio de alto riesgo, porque residimos en una zona muy lluviosa, que con frecuencia tiembla porque es zona sísmica o de temblores. Miremos el pasado y revisemos cuáles son los daños que han hecho las fuertes lluvias, provocando grandes derrumbes. Recordemos el “Stán” (Octubre de 2005) los daños y pérdidas que hubo en nuestras tierras y que aún no se han podido superar. Las comunidades: “Toquian Grande y Cruz de Piedra” son ejemplos vivo de lo frágil de la tierra donde vivimos, porque bastaron unos días de lluvias para que se desgajara el cerro o se hundiera. Esto es un indicador de lo que puede suceder cuando se remueva demasiado la tierra, porque con facilidad se derrumba o se desclava. Actualmente veamos el estado de nuestras carreteras por los derrumbes ocasionados solamente por las lluvias. 
     
  4. Casi en todo el suelo que pisamos hay venas de agua, que se secarían por la exagerada agua que se utiliza para la purificación o limpieza de los metales extraídos; y además, contaminarían el agua por las sustancias tóxicas que se utilizan (Cianuro), provocando enfermedades cancerosas sobre todo a las niñas, niños y ancianos. 
     
  5. Tradicionalmente nuestros antepasados descubrieron y experimentaron en la Tierra la presencia y la acción providente de Dios Padre. Por eso, aun la Tierra es entendida como sagrada. Es nuestra Madre, porque ella es Fuente de la Vida. Debemos amarla y cuidarla como hijos, porque de la vida que ella nos da, depende el futuro de la humanidad. Todos los recursos naturales: aguas, tierras, minas, petróleo, etc. son la sangre de nuestra madre tierra; y, las plantas, bosques, selvas, animales, los seres humanos, somos la ropa con que ella se viste. Por lo tanto, todo el Medio Ambiente debemos protegerlo, defenderlo, cultivarlo y cuidarlo para la vida de nuestros hijos e hijas que vendrán a vivir donde hoy nosotros vivimos. Nos damos cuenta de la riqueza que tiene la tierra donde vivimos y por eso forma parte de nuestra identidad. Es la tierra que Dios nos ha regalado, porque nos da los alimentos para que podamos vivir. Dios no da dinero, pero sí nos dejó estas tierras, para que a través de ellas las hagamos producir por medio de nuestro trabajo y obtengamos dinero para vivir dignamente nosotros y las futuras generaciones. Las minas dan recursos económicos, pero destruirán el lugar donde hoy vivimos felices.

  6. Pedimos a las Autoridades Civiles, Instituciones Gubernamentales y al Ejército Mexicano, que velen por la seguridad de todos los ciudadanos y defienden la soberanía de nuestro país, y por ninguna razón manipulen, intimiden o amenacen a la gente por defender los intereses de particulares. 
     
  7. Por ningún motivo es lícito recurrir a la violencia para defender sus derechos. Exhortamos a conocer profundamente la situación de la Explotación Minera a Cielo Abierto y sean los mismos ciudadanos desde los Barrios y Ejidos, - con los medios eficaces y pacíficos – quienes defiendan lo que es suyo con sensatez y sabiduría, para que nuestras familias y comunidades vivan en paz con la esperanza de un progreso solidario.



CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL:



C. Umber Gómez González – Coordinador Parroquial

C.V. Miguel Hidalgo Domínguez- Coordinador de Liturgia

C. Armando Ortiz Morales – Zona 4. Guadalupe Victoria

C. Petronilo Zunun Pérez – Zona 8. Las Nubes

C. Arcenio Fídel Roblero González – Coordinador de Pastoral General

C. Adalberto Velazquez Dardón – Coordinador de Jóvenes

C. Marcos Roblero López – Zona 5 San Francisco Javier

C. Carlos Francisco Oseki Morales – Zona Urbana Siltepec

C. Armin Morales Velazquez – Subcoord. De Pastoral Social

C. Fulyio Gonzalez Mendez – Zona 2. Las Cruces

C. Romeo Roblero Morales – Subcoord. De Jóvenes

Cristóbal Morales Pérez – Coord. De Pastoral de Salud

C. Gabriel Mazariegos Velázquez – Zona 3. Las Moras

C. Cristóbal Evaristo Vásquez Díaz – Zona 7. Cumbre Ventanas

C. Enriqueta González Ortiz – Coord. De Pastoral Familiar

Pbro. Juan Antonio Marroquín Sánchez – Vicario Parroquial. Región Honduras

Pbro. Agripino Victorio- Párroco

Pbro. Emanuel Bravo Barrios – Vicario Parroquial












 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.