17 mar. 2016

Comunidad Cinco de Marzo celebró 22 años de su fundación




Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional
A la Junta de Buen Gobierno
Resistencia y Rebeldía por la Humanidad
Al Congreso Nacional Indígena
A las y los adherentes a la Sexta
A las hermanas y los hermanos de la comunidad Cinco de Marzo
A la Red contra la Represión y por la Solidaridad
Al Espacio de Lucha contra el Olvido y la Represión
Al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las CaSAS
a LOS Pueblos Indígenas y no indígenas en lucha y resistencia de sus territorios
A las solidarias y solidarios que nos acompañanan el día de hoy y los que no pudieron llegar
A los medios libres, alternativos o como se llamen
A la opinión pública

Pronunciamiento de la comunidad Cinco de Marzo, indígenas tsotsiles, tseltales y ch'oles en lucha, resistencia y rebeldía, adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona (EZLN). Somos campesinos, sencillos, humildes y trabajadores de abajo, maestros, amas de casa, chalanes, organizados en tierras recuperadas desde 1994 por la fuerza del levantamiento del EZLN; con un pensamiento autónomo. Resistimos a no Olvidar nuestros ideales que nos inspira el EZLN por una lucha justa para todas y todos.

Hoy, celebramos 22 años de recuperación y fundación de nuestra comunidad Cinco de Marzo a raíz del levantamiento del EZLN. Hace ocho años nos pronunciamos públicamente... hoy, volvemos a pronunciarnos de nuevo, a decirles que nuestro corazón sigue latente y seguimos en la lucha en defensa de nuestra Madre Tierra y el territorio. El camino no ha sido fácil. Las y los primeros compañeros que llegaron a habitar estas tierras pasaron un difícil y largo camino para llegar al día de hoy. No teníamos una casa digna... nuestras primeras casas eran de cartón, pedazos de madera, nylon, donde pasamos lluvias y heladas. Las calles que corren por la comunidad, las instalamos nosotras y nosotros; los servicios de luz los realizamos nosotros mismos, el acceso al agua no fue pedida, sino tomada autónomamente. La iglesia y escuela de la comunidad la construimos juntas y juntos con nuestros sudor y esfuerzo colectivo. Los murales que manifiestan la autonomía que ven por la comunidad, los hicimos nosotras y nosotros para que nos vieran y nos vean que aquí estamos. Estos murales siguen presente porque seguimos en resistencia. Valoramos y no olvidamos este trabajo porque es parte de nuestra lucha por tener una vida digna.

El mal gobierno ha intentado desarticular y dividirnos a través de sus programas, “apoyos” y proyectos que supuestamente “beneficia a la comunidad”. Lo único que ha producido es el intento de dividirnos y dormir a las otras y otros compañeras y compañeros. A pesar de esto, el mal gobierno no ha logrado derrotarnos. Al contrario, todo esto nos ha fortalecido a estar más unidos y organizados en resistencia y lucha para la autonomía.

Actualmente, nuestra comunidad está pasando una etapa sin acceso a la luz, al vital líquido y estamos siendo hostigados a través de un supuesto desalojo de nuestras tierras y terrritorios. Desde el 24 de agosto de 2015, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) nos ha cortado la energía eléctrica porque nosotras y nosotros nos opusimos a la alta tarifa de los recibos de la luz. Somos indígenas que pertenecemos a la Madre Tierra de donde se produce la energía eléctrica y es una injusticia y un abuso que nos quieran cobrar nuestros bienes naturales. No vemos que es justo pagar un alto costo que el estado de Chiapas nos impone cuando produce más del 50% de la energía eléctrica para todo el país. Hemos acudido e intentado resolver la situación de los cortes de la energía eléctrica ante la CFE, pero se han mantenido omisos a nuestras peticiones y demandas en cuanto a nuestro respeto y derecho como pueblo indígena.

Igual que la energía eléctrica, nuestra Madre Tierra también produce el vital líquido. No tenemos porqué pagar este bien natural. Nosotras y nosotros, hombres, mujeres, niñas y niños, ancianas, ancianos, juntas y juntos, instalamos la tubería para tener acceso al agua potable en nuestra comunidad. Recordamos cómo obtuvimos este servicio... con procesamiento y trabajos colectivos. El supuesto desalojo no nos intimida, no nos divide y no nos distrae del camino. Estamos en resistencia porque conocemos la historia de estas tierras sagradas que fueron y están pagadas por la sangre de nuestras compañeras y compañeros caídos del EZLN. Ahora, nosotras y nosotros tenemos la responsabilidad de cuidarla y trabajarla.

Nos solidarizamos con aquellas y aquellos que se encuentran en el mismo caminar de lucha, resistencia y rebeldía. Ellas y ellos que siguen viviendo injusticias y dolores por parte del mal gobierno. Queremos manifestar nuestra rabia y el sentimiento que nos une con el dolor que sienten sus familiares por el asesinato de nuestra compañera, defensora de la Madre Tierra del pueblo lenca Berta Cáceres. Ella es un ejemplo para seguir defendiendo la naturaleza y la Madre Tierra por el amor a su pueblo. Su lucha nos anima para levantar la voz sin temor a la represión.

También manifestamos nuestra solidaridad a casi un año y medio de la desaparición forzada de nuestros compañeros de Ayotzinapa. Continuamos buscándolos y a sus familias, les decimos que estamos con ustedes. Nos une su dolor y su lucha. A pesar de que el mal gobierno quiera olvidar su caso, sus familiares recuerdan su dolor y siguen en la lucha. Ese ejemplo nos fortalece y nos anima. Sabemos que el mal gobierno intenta desaparecer nuestra palabra, nuestro sentir y pensar por manifestarnos, por decir la verdad, por rebelarnos, por manifestar nuestra inconformidad.

Como adherentes a la Sexta de la comunidad Cinco de Marzo, manifestamos que:
Nuestra lucha es para defender y cuidar nuestra Madre Tierra
Nuestra lucha es para recuperar y conservar nuestros Usos y Costumbres desde nuestro ser indígena y nuestras abuelas y abuelos.
Nuestra lucha es para defender nuestra forma de organizarnos.
Nuestra lucha es para tener una vida digna sin represión ni violencia, explotación, discriminación, extorsión y despojo.
Nuestra lucha es para conservar y cuidar nuestra memoria de quienes somos y de dónde venimos: de nuestros hermanos y hermanas caídas en 1994.

Les compartimos a todas y todos que nuestra lucha es cuidar nuestra Madre Tierra porque nos alimenta y nos fortalece; igual, esperamos que nuestra lucha les alimente y les sirva de motivación para seguir organizándose por el pueblo, por la humanidad, por lo de abajo y a la izquierda y por los hijos y las hijas que vienen. Sigamos construyendo ese Otro nuevo mundo que es posible.
Aquí seguimos, aquí seguiremos, aquí estaremos. Aquí resistimos.

¡VIVA LA COMUNIDAD CINCO DE MARZO!
¡VIVA LA SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA!
¡VIVA EL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL!
¡VIVA LAS JUNTAS DE BUEN GOBIERNO!
¡VIVA LAS BASES DE APOYO DEL EZLN!
¡VIVA EL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA!
¡VIVA LA SOCIEDAD CIVIL ORGANIZADA Y EN RESISTENCIA!
¡VIVAN LOS PUEBLOS DEL MUNDO EN RESISTENCIA Y REBELDÍA!

Adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona Comunidad Cinco de Marzo

Foto: 22 años de trabajo y vida colectiva en la comunidad Cinco de Marzo (Frayba)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.