18 nov. 2014

II Aniversario de la partida de Manuelito


Tierra Sagrada de Acteal a 10 de noviembre de 2014
A todas las personas y organizaciones amigas de “Las Abejas”
Hermanos y Hermanas:
El día de hoy, 10 de noviembre de 2014, se cumple el segundo aniversario de la muerte de Manuel Vázquez Luna, Manuelito, como lo conocimos todos sus familiares y amigos. Manuelito fue el último de los mártires de Acteal, pues aunque sobrevivió a aquel terrible día del 22 de diciembre de 1997, fueron las huellas que dejó en su persona la masacre de sus seres queridos, lo que finalmente lo llevó a la muerte, junto con la negligencia de ese mismo gobierno en sus servicios de salud.
Este año el aniversario de Manuelito coincide con una ola de dolor, indignación y protestas que quizá no se había visto en México desde la Masacre de Acteal, a pesar de los miles de masacres que ha habido desde entonces. Lo que ha despertado estas movilizaciones de protestas es la muerte o desaparición de 49 jóvenes campesinos, estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, cuyo número y nombre se han unido para siempre a la lista de la infamia de los malos gobiernos de México.
Nosotros de la Sociedad Civil de las Abejas, nos unimos al dolor y la indignación de los familiares de las víctimas de Ayotzinapa y de todas las personas concientes, nacionales e internacionales que han levantado su voz por este terrible delito de lesa humanidad. Pero también aprovechamos el aniversario de nuestro querido Manuelito para recordar otras cosas que es muy necesario recordar en medio de la tristeza y la rabia, para no ser vencidos por el mal.
Manuelito nos recuerda que no debemos dejarnos vencer ni por el rencor ni por la tristeza, pues la resurrección y la vida vencen a la muerte. Manuelito fue una lección viva de la no-violencia activa que aprendió de sus padres masacrados en Acteal. Él nunca atacó, ni criticó a nadie, a pesar de lo que vivió aquél día 22 de diciembre de 1997. A pesar de la tristeza que no dejaba su corazón, siempre se mantuvo alegre y recibía a todos los que llegaban a Acteal con el ofrecimiento de “un chiste, una canción o una adivinanza”. Manuelito no ha muerto, él vive junto con sus padres y sus hermanos con la vida eterna que tendremos todos los que seguimos el camino de la verdadera paz, el camino que nos enseñó nuestro Señor Jesucristo.
Más allá de las lágrimas y de la digna rabia, Manuelito vive con todos nuestros mártires una vida en la que ya no hay tristeza ni dolor. Desde el cielo él comparte con su alegría de siempre, pero ya sin sombra de tristeza, la celebración que hoy hacemos en su memoria, especialmente con la presencia de los jóvenes en Acteal en el encuentro que acabamos de tener en Defensa de la Madre Tierra. En estos momentos en que muchos en México, llevados por la indignación, parecen perder la esperanza de que las cosas cambien, pensamos que es muy importante recordar esta otra parte de la realidad. Nuestros sufrimientos aquí solo duran un momento, la alegría de la salvación es para siempre. Y como leemos en la Palabra de Dios, que Manuelito aprendió de labios de su papá Alonso,
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los no-violentos, porque ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que hacen la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.” (Mt. 5,4-10).
Descanse en paz Manuelito, que nos espera con sus papás y hermanos para la gran celebración de la vida que no se acaba nunca.
ATENTAMENTE
FAMILIARES
María Vázquez Gómez                                      Juan Vázquez Luna
MESA DIRECTIVA DE LA ORGANIZACIÓN LAS ABEJAS

                                        Antonio Gutiérrez Pérez               Martin Pérez Pérez
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.