15 jun. 2014

Parroquia de Chicomuselo se pronuncia en defensa de las tierras, el territorio y las culturas indígenas



Retomando la voz de nuestros obispos en el documento de Iglesia en América que dice:
Cada vez más, en muchos países americanos impera un sistema conocido como « neoliberalismo »; sistema que haciendo referencia a una concepción economicista del hombre, considera las ganancias y las leyes del mercado como parámetros absolutos en detrimento de la dignidad y del respeto de las personas y los pueblos. Dicho sistema se ha convertido, a veces, en una justificación ideológica de algunas actitudes y modos de obrar en el campo social y político, que causan la marginación de los más débiles. De hecho, los pobres son cada vez más numerosos, víctimas de determinadas políticas y de estructuras frecuentemente injustas[207]


Parroquia San Pedro y San Pablo, Chicomuselo, Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. A 15 de junio de 2014.

Día de la Unidad.



A LOS DISTINTOS NIVELES DE GOBIERNO
A LA SOCIEDAD CIVIL ORGANIZADA DE MEXICO Y DEL MUNDO
A LOS HOMBRES Y MUJERES DE BUENA VOLUNTAD.


La fraternidad genera paz social, porque crea un equilibrio entre libertad y justicia, entre responsabilidad personal y solidaridad, entre el bien de los individuos y el bien común”( mensaje del Papa Francisco).
El día de hoy, hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas, siguiendo la invitación que Jesús nos hace de ser uno, como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea perfecta y así el mundo conozca que tú me has enviado. (Jn. 17,21), caminamos juntos para celebrar con fe y esperanza la Santísima Trinidad que representa la unidad entre los cristianos y con el propio Cristo, que con su ejemplo de respeto, solidaridad, entrega, obediencia, amor y comunión con el Padre y el Espíritu Santo, logró la salvación eterna para todas y todos nosotros.
Sin embargo, a menudo los hechos, en un mundo caracterizado por la “globalización de la indiferencia”, que poco a poco nos “habitúa” al sufrimiento del otro, cerrándonos en nosotros mismos, contradicen y desmienten esa vocación. Los pueblos más pobres, que somos los más desfavorecidos y las víctimas preferidas de las estructuras dominantes, estamos llamados a defender, la vida, el agua, los bosques, los recursos naturales, las comunidades, la biodiversidad, la salud, la tierra y el territorio frente a la voracidad depredadora del sistema operante.
La negligencia de las instituciones, los intereses políticos, las reformas constitucionales, los tratados internacionales que nuestro país ha celebrado con países poderosos, facilitan el proceso para que las empresas trasnacionales se apropien del aire, del suelo, del subsuelo y de la vida propia de las comunidades generando resentimiento en los habitantes que intentan defenderse de estos atropellos.
A pesar de que las autoridades municipales y estatales se han pronunciado en contra de la explotación minera en nuestra región, como se dio a conocer el 9 de mayo del presente año en esta población, diversas empresas continúan insistiendo en explotar los recursos minerales, frente a ello las comunidades se encuentran atentos para detener estos proyectos que afectan a sus tierras, su salud, su cultura y al tejido comunitario.
Por otro lado hace falta poner en práctica las normas establecidas en materia de salud para regular la venta de alcohol en la cabecera municipal y en algunas rancherías y ejidos el cual ha generado diversos problemas sociales e inseguridad.
Diversas voces desde distintas partes de nuestro estado, país y del mundo han denunciado las violaciones a los derechos de nuestros pueblos, quienes reivindican su derecho a la consulta libre previa e informada frente a cualquier proyecto que amenace a sus tierras y territorios, La respuesta de los gobiernos en los distintos niveles ha sido el silencio; no hay respuesta sino represión ante estos gritos de justicia.
Por tal razón el día de hoy nos solidarizamos y nos pronunciamos a favor de la lucha de las comunidades indígenas y campesinas de las Parroquias de Palenque, Bachajón, Tenejapa, Ocosingo, Huixtan, Oxchuc, entre otras que están dispuestas a defender sus tierras, su cultura, su vida, frente al proyecto de la autopista San Cristóbal- Palenque, a quienes se les amenaza por despojarlos de sus tierras los cuales son ricos en biodiversidad y recursos naturales.
Frente a este panorama la Iglesia no puede quedar callada ni indiferente como espectadora de esta realidad, sino que tenemos el compromiso de cuidar y defender la vida de nuestros pueblos porque ahí está el proyecto de Dios, por eso siempre estaremos atentos, denunciando las injusticias que se cometen en contra de nuestros hermanos. Las comunidades piden que se respete el derecho a la justicia implementando mecanismos propios de acuerdo a sus usos y costumbres. La falta de escucha y atención del gobierno al pueblo ha llevado al enfrentamiento entre nuestros propios hermanos y hermanas en distintas comunidades y municipios culpando a otras personas cuando en realidad es el estado, el responsable de proteger y salvaguardar la vida digna de todos los seres humanos.

Como iglesia nos sumamos a las muestras de unidad promoviendo un cambio real desde nuestras propias familias y comunidades, promoviendo la búsqueda de acuerdos para solucionar los problemas sociales siempre que sean por medios pacíficos y respetando los derechos de los y las demás.

Reprobamos en cualquiera de sus formas el desprestigio, las amenazas, hostigamiento y represión en contra de servidores, laicos y religiosos que han asumido su compromiso de luchar por una vida justa y digna para todos y todas.

LA TAREA EVANGELIZADORA IMPLICA Y EXIGE UNA PROMOCIÓN INTEGRAL DE CADA SER HUMANO.
UNA AUTENTICA FE SIEMPRE IMPLICA UN PROFUNDO DESEO DE CAMBIAR AL MUNDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.